Perdete
Encontrando


Contactanos
Esclavos de la Angustia
Los Riesgos de una Espiritualidad sin Dios
"Lo malo de que los hombres hayan dejado de creer en Dios
 no es que ya no crean en nada, sino que están dispuestos a creer en todo."

Gilbert Keith Chesterton

 

Desde hace años, tengo la convicción que vivimos en una sociedad esclavizada por la angustia1, caracterizada por el llamado vacío existencial, que puede llevarnos incluso a considerar al suicidio como una posible salida.

•  Aunque algunos  no pueden  comprender su origen al tratarse de un fenómeno que no se relaciona con factores socio-económicos, étnicos, religiosos, cultuales o de género; incluso es protagonista en sociedades muy evolucionadas o quienes que parecen tenerlo todo.

• Otros, en cambio,   al creer en un mundo espiritual y en un Dios vivo   - Jesucristo -  que nos libera; sencillamente podemos explicarlo.

Recuerdo cuando era niña - allá lejos y hace tiempo-hablar de “lo sobrenatural” era sinónimo de locura, la relación con Dios se limitaba a lo religioso y los místicos estaban en oriente alejados de toda civilización. No era común hablar de espiritualidad, mucho menos en esferas intelectuales o en medios masivos de comunicación; al punto tal que era impensable que en torno a ella se montase un negocio que mueve fortunas en todo el mundo.

En ese sentido, si bien me alegra que empecemos a comprender e incluir la realidad espiritual; me preocupa que lo hagamos en ausencia de Dios, excluyéndolo a un segundo plano o adaptándolo a la medida de nuestras necesidades y deseos personales promoviendo una nueva espiritualidad que acarrea graves consecuencias: otro tipo de esclavitud más siniestra y la firma de un pagaré que hipotecará sus vidas y la de sus seres queridos.

Por esto, siento la obligación de escribir sobre “los riesgos una espiritualidad sin Dios"; para al menos poder decir “Yo te avise…”, algo que agradecería hubiesen hecho conmigo. 

 

De espiritualidad y espiritualidades 

No hay mayor negocio que vender a gente desesperada
un producto que asegura eliminar la desesperación
Aldous Huxley

No dudo de un renacer espiritual en estos últimos tiempos, pero siento que cada vez somos más esclavos de cosas materiales; no veo la libertad  que aporta  la presencia de Dios en nuestras vidas.

La búsqueda de un sentido trascendental a la existencia humana, no se limita sólo a los creyentes. De hecho, para quienes quieran profundizar el tema, conocerán la existencia de científicos que se declaran ateos espirituales; la celebración de Congresos Internacionales de Místicos y Científicos, Reuniones de Iglesias o Comunidades Ateas, descubrimientos neuro- científicos sobre un cerebro espiritual y hasta las reflexiones de André Comte-Sponville - un filósofo referente del Ateísmo - quien explica la importancia de la vida espiritual.2

Entiendo a quienes promueven  una espiritualidad sin fe y una fe sin Dios; lo que no puedo es avalarlos; en tanto conozco sus consecuencias  en una  “sociedad  esclavizada por la angustia”: desde  proveedores de  drogas ilegales, voceros de bebidas espirituosas, promotores de la  píldora de la felicidad; pasando por gurúes de la new age, iluminados de la autoayuda, dioses de pseudo ciencias,  hasta religiosos corruptos y corrompidos sacando partido del dolor, la ignorancia y la confusión.
Facturan todos en la viña del señor. 

Para comprender esta “nueva espiritualidad”, les propongo analizar tres fenómenos  responsables de expulsar a Dios de este proceso: 

*  El boom de la "Autoayuda”,
apuntando específicamente  a ateos, agnósticos  y laicos
*  El misterio de la Nueva Era,
como un fenómeno cultural y pseudo- religioso

*  Nuevos Disfraces de viejas prácticas ocultistas,
más frecuentes y destructivas de lo que podamos imaginar.

Conceptualizando la espiritualidad 

Para comenzar,  no puedo menos que presentarles “la espiritualidad” y contarles como la razón  (que utilizan los científicos y los textos de autoayuda) y la emoción (que se promueve desde la nueva era) no son justamente las vías adecuadas para acceder a ella. 

La razón puede aportarle  mucho a la espiritualidad...

La dimensión espiritual humana  es materia de estudio para teólogos, filósofos, antropólogos, sociólogos, biólogos, neurocientíficos  o psicólogos  entre otros,  que pretenden profundizar en el conocimiento del hombre. La razón nos ayuda a pensar, reflexionar, explicar, argumentar un motivo o causa. Desde la perspectiva de la filosofía, la razón es la habilidad en virtud de la cual el hombre no sólo logra reconocer conceptos sino también cuestionarlos.
De esta forma, consigue establecer su coherencia o contradicción y puede inducir o deducir otros diferentes a los que ya conoce. Sin embargo, la razón se incomoda al conceptualizar el mundo espiritual; a un punto tal que  creo hay más definiciones de “espiritualidad” que personas definiéndola. Por eso, voy a optar por ofrecerles  una definición básica para  espiritualidad, que me permite poner en juego su aspecto más controvertido: 

Llamamos  ESPIRITUALIDAD,  cómo una dimensión profunda del ser humano, que transciende las dimensiones más superficiales y constituye el corazón de una vida humana con sentido, con pasión, con veneración de la realidad.

La idea de trascendencia, es sin dudas  clave  para dimensionarla.

La Real Academia Española (RAE), al definirla en una  tercera acepción –la  filosófica- evidencia  lo conflictivo de  su aceptación.
1. f. Penetración, perspicacia.
2. f. Resultado, consecuencia de índole grave o muy importante.
3. f. Fil. Aquello que está más allá de los límites naturales y desligados de ellos.
 
Cuando prevalece lo sobrenatural, la espiritualidad doblega a la razón obligándola a dar un paso al costado. 

* Si la razón no acepta sus límites, puede tomar tres caminos:

1.   Desacredita lo sobrenatural: ataca, ningunea o ridiculiza lo asociado a lo sobrenatural; llamando locos, ignorantes o primitivos a quienes creen en ella. 2.   Humaniza lo sobrenatural, asociando la espiritualidad con el amor a las personas, al medio ambiente, al planeta y al universo todo y a la búsqueda de la verdad como un modo transcendencia.
3.   Naturaliza lo sobrenatural a partir de la ciencia. Más allá de los aportes de la física cuántica o los descubrimientos sobre  las bases neurobiológicas de la espiritualidad; lo sobrenatural por definición no puede  probarse. Cuando aceptamos la idea de trascendencia, debemos aceptar que perdimos la carreara por la explicación.

*  Si la razón acepta sus límites, hará el correspondiente duelo y será feliz.

El arte, los sentimientos, el deseo, el placer, el entusiasmo, las sensaciones, la esperanza  y el amor -entre otras muchísimas  cosas-  tampoco  pueden ser explicadas por la razón; y sin embargo puede disfrutarlas todo aquel que comprende que la razón no es la medida de todas las cosas.

 La razón puede aportarle mucho a la espiritualidad.
Lo que no puede, es probarla. 

La emoción puede aportarle mucho a la espiritualidad. 

Aunque no suene  romántico, conocí realmente a las emociones gracias las neurociencias.3 Y a tal punto me apasioné con analizarlas, vivenciarlas y comprender lo propio de su lenguaje; que me especialicé en su entrenamiento  para aplicarlas en el mundo laboral.

 Por eso,  aunque me encantaría contarles mucho más al respecto 4, simplemente voy a compartirles un dato básico, pues ahí creo radica su aporte a la espiritualidad.

La palabra emoción se deriva de la palabra latina emover, que significa remover, agitar, conmover, excitar. De hecho, tanto la palabra “emoción” como la palabra “motivo”  tienen significados similares, y las dos pueden despertar, sostener y dirigir la actividad del organismo. Muchos investigadores aún piensan que los conceptos de emoción y de motivación son equivalentes. 5 

Las emociones maduras son el motor de la búsqueda de la dimensión espiritual y la garantía  para vivenciarla a pleno. La idea de madurez es determinante para que ese motor nos impulse hacia la concreción de un deseo, nos paralice o no conduzca en sentido contrario:

 *  En principio porque motivación y frustración son dos caras de la misma moneda 6, quien no pueda tolerar la frustración difícilmente perseverará en la búsqueda de la trascendencia.
 *  Y en segundo lugar; porque  que la clave para someter, hostigar  violentar y/o esclavizar  a alguien  es su infantilismo emocional,  sin importar su edad cronológica ni el coeficiente intelectual. No casualmente, los manipuladores no dejan que las emociones maduren apoyándose en el lenguaje de la razón;  las confunden  con la idea de autoayuda para dominarlas. Mi lucha contra  “las típicas  diez lecciones para ser feliz”, da cuenta de lo perverso de un accionar que ofrece respuestas infantiles a la búsqueda  espiritual.

La emoción puede aportarle mucho a la espiritualidad.
Lo que no puede, es guiarla.
   

Parafraseando a Pascal 7 diría que la espiritualidad 
tiene razones, sensaciones,  sentimientos   y voluntades
que ni la razón ni la emoción entienden.

Así como la razón gobierna el plano de  las ideas y las emociones, el de los sentidos; es por fe que accedemos a la espiritualidad. 

Frente a la impotencia de una racionalidad sin evidencias
 y de una  emocionalidad sin propósito;
se requiere de Fe para trascender al plano espiritualidad.
 
Para aunar criterios en relación a la fe, sin entrar en tecnicismo, acordemos que se trata de una creencia.


La palabra fe deriva del término latino fides y permite nombrar  al conjunto de creencias de alguien, de un grupo o de una multitud de personas.

Una creencia con  características particulares.

*  Se la vivencia como una certeza.
*  No considera la evidencia
* 
Es positiva.

 
Entre los factores que intervienen en la fe, están sin dudas la  razón y las emociones
.
*La fuerza racional se nutre de conceptos  que se mezclan con pruebas de tiempos pasados.
*La fuerza emocional aparece cuando la fe tiene su punto de partida en un deseo  y contribuye a mejorar la autoestima del sujeto.


Sólo la fe permite dar por seguro un mañana incierto.
La afirmación  “nos vemos en una hora”, es un acto de fe.
La simple referencia a un instante futuro, nos condena a la fe.
 

Para quienes se interesen en el tema de la Fe, les propongo leer el capítulo “El lenguaje de la Fe” en el texto donde amplío la idea de una Espiritualidad sin Dios. 2  

 

Cuando la Razón habla sobre Espiritualidad:
Espiritualidad y Autoauyda

Por  fuera de cualquier religión, pero también dentro de estas; es importante reconocer un fenómeno propio de estos últimos tiempos, relacionado con la intención humana de reconocer una dimensión espiritual y la búsqueda de un sentido superior en sus vidas, de un modo sencillo, rápido y sin esfuerzo alguno. 
Un verdadero aporte a esto, son los famosos libros y grupos de  espiritualidad,   autoayuda o superación personal  del tipo “las diez lecciones para ser feliz”; un millonario negocio que hasta el momento sólo  ha demostrado eficacia para hacer felices a sus  autores y editores que cada día facturan más.

El concepto de autoayuda (self-help) tiene su origen y desarrollo en Estados Unidos. El objetivo de los libros de autoayuda busca brindar al lector una guía general e indicaciones prácticas sobre la forma de afrontar los conflictos y problemas que pueden surgir en su vida, sobre todo en lo referente a las relaciones afectivas, sociales y profesionales. 

Los libros de autoayuda son básicamente prácticos, algunas de las obras acaban brindando, de una manera abierta o sutil, algo más: una visión del hombre.
Por otro lado, los libros de autoayuda parecen encajar a la perfección en sociedades individualistas. En cierta forma, parte del éxito de estos libros se debe ante la evidente soledad que produce el debilitamiento familiar y social o, simplemente, el ritmo de vida actual, competitiva y veloz.

El  concepto de autoayuda, deja a Dios en un segundo plano; endiosando  al “yo” a partir de la idea de que  todo lo puede a partir de decidirlo.

Para ampliar esta idea, me apoyaré en la definición  que hace la Real Academia Española del ego, pues el yo proviene de la voz latina eo de “ego”:

1. m. Psicol. En el psicoanálisis de Freud, instancia psíquica que se reconoce como yo, parcialmente consciente, que controla la motilidad y media entre los instintos del ello, los ideales del superyó y la realidad del mundo exterior.
2. m. coloq. Exceso de autoestima

De aquí surgen dos conceptos esenciales: el  ego asociado al yo y al mundo de la conciencia, y por otro a un exceso de estima personal, dos puntos que necesariamente debemos revisar a la hora de pensar la espiritualidad.

En el caso de exceso de autoestima, de lo que  nos habla el ego es de un alto nivel de omnipotencia 8  como lo llamo en un texto donde desarrollo el tema y  se utiliza como una  máscara o disfraz para ocultar la baja autoestima, que es la característica esencial a tener en cuenta. En ambos casos, el ego es tomado como el punto de referencia, permitiéndonos un equilibrio entre el mundo que nos rodea, los ideales más elevados que se nos imponen y el mundo más primitivo de nuestros deseos.

El fenómeno del “Tu Puedes”

No falta librería, por más pequeña que sea, que no tenga una sección de “Autoayuda” y si prestamos atención, veremos que suele ser muy visible y destacarse sobre el resto.

Se trata de guías sencillas, manuales prácticos - estructurados al modo de lecciones técnicas o consejos generales - que le ofrecen al lector bienestar personal, laboral, social o económico; lo hay para todos los gustos:

Sea para utilizar en momentos específicos, descubrir el origen de algún problema, promover la sanidad de todo tipo, emprender cualquier clase de cambio, atreverse a hacer algo impensado.

La clave de la “autoayuda”, es mostrar el poder de nuestra mente (ideas, emociones, acciones) para superarlo todo; sin necesidad de recurrir a otros. Se trata simplemente de potenciar “ese poder absoluto”, que desconocíamos hasta entonces y que transformará mágicamente nuestra vida.

La simplificación de conceptos muy complejos, la ausencia de argumentación o rigurosidad científica para probarlos y la falta de una ideología que los sustente; promueven la creencia que no generan conflicto alguno, sea ideológico, moral, religioso: de ahí que se los considera inofensivos y que poca gente investigue y/o denuncie el daño que causan.

Rescato la investigación de Eparquio Delgado 9, quien afirma:

Hace ya más de medio siglo que aparecieron los primeros libros de autoayuda, tal y como los conocemos hoy en día, y se siguen publicando más y más. El problema es que el mercado de la autoayuda no busca solucionar problemas, sino vender libros. Importa más que sean atractivos y que la persona los encuentre convincentes y útiles que elaborar textos que sean realmente eficaces. -

El negocio de la autoayuda tiene adeptos de todas las edades, nivel educativo – cultural, nivel socio-económico, etnia, religión y género.

La mayoría de ellos busca soluciones mágicas e inmediatas para eliminar el sufrimiento de sus vidas o al menos un parche que les evite enfrentar el dolor, sin importar cuánto pagan por ello.

Quizá me considere extrema, pero siento esa conducta muy similar a la del adicto, que no puede tolerar la frustración que un mínimo malestar le provoca y usa la droga a modo de tapón.

Por otro lado, no olvidemos dos grande riesgos al cual nos expone la autoayuda:

* El aparente alivio que un conocimiento básico puede resultar en una primera instancia, puede retrasar e incluso impedir la búsqueda de la verdadera ayuda a sus problemas.

* Hay personas que perdieron fortunas en recetas mágicas que nunca funcionaron, hasta aquellos que se frustraron por su impotencia en ponerlas en práctica; pasando por los que se culpabilizaron por “no hacer nada bien en sus vidas, ni siquiera algo tan sencillo como desear cosas buenas”

Cuando las emociones gobiernan la experiencia humana:
La Espiritualidad  en la Nueva Era 

Definir la Nueva Era resulta tan difícil como mostrarles a sus seguidores los riesgos que sus prácticas  involucran; pues es un movimiento diverso en su composición e ideología.
Para presentárselas, voy a rescatar varios conceptos de un texto muy interesante sobre el tema: 10

El término Nueva era o New age —utilizado durante la segunda mitad del siglo XX y principios del XXI— se refiere a la Era de Acuario y nace de la creencia astrológica de que cuando el Sol pasa un período (era) por cada uno de los signos del zodíaco, se producen cambios en la Humanidad.

Entre los precursores modernos de este complejo movimiento ha de citarse a Madame H. P. Blavatsky, fundadora de la Sociedad Teosófica (1875), cuyos postulados perviven entre los principales de la Nueva Era, y también a Rudolf Steiner y Alice Bailey. Ya más recientemente, en la década del 60, las Comunidades “Esalen”, en California, y “Findhorn”, en Escocia, se constituyeron, de hecho, en los centros experimentales y cuna del actual movimiento. 

La Nueva Era vienen escalando posiciones es una sociedad occidental angustiada, esclavizada a bienes materiales, carente de afectos íntimos, sin saber ni de dónde viene ni a donde va. Se refiere a un conjunto no unificado de creencias y prácticas que se centran en promover la evolución espiritual del ser humano con un propósito primordial: el cambio global que permita a la humanidad entrar en un tiempo nuevo de paz, unión y armonía.

Se presenta  como la única religión del futuro, post cristiana, manifestándose como una espiritualidad cósmica y "holística", como un “despertar a una nueva conciencia”, y respetuosa de sus adeptos, pues la única ley es la de la propia subjetividad de sus creyentes.
La Nueva Era no es una religión ni un culto, sino más bien un movimiento o corriente donde sus seguidores son libres de adoptar y descartar creencias según juzguen útil para su crecimiento espiritual.

Entre sus principales ideas destacamos la idea de que “YO SOY DIOS”, que se construye en base a tres conceptos:

*Creencia en el monismo: "todo es uno." Todo y todos están interrelacionados y son interdependientes. En última instancia, no hay una diferencia real entre los humanos, los animales, las rocas, o aun Dios. Cualquier diferencia entre estas entidades es sólo aparente, no real.
*Creencia en el panteísmo "todo es dios." Toda la creación participa de la esencia divina. Toda la vida (y aun lo que no está vivo) tiene una chispa de divinidad adentro.
*Si "todo es uno" y "todo es dios," entonces deberíamos llegar a la conclusión que "YO SOY DIOS." Nosotros, de acuerdo con los de la Nueva Era, somos ignorantes de nuestra divinidad. Somos "dioses disfrazados." La meta, por lo tanto, del Movimiento de la Nueva Era, es descubrir nuestra propia divinidad. Ø  Cuando descubrimos nuestra propia divinidad al experimentar un cambio de conciencia. La raza humana sufre de una forma colectiva de amnesia metafísica. Nos hemos olvidado que nuestra verdadera identidad es divina, y por lo tanto debemos pasar por un cambio de conciencia para lograr nuestro verdadero potencial.

Otros dos puntos claves son:

*Creen en la reencarnación. En su forma clásica, los ciclos de nacimiento, muerte y reencarnación son necesarios para sacarnos de encima nuestro "karma" malo y para alcanzar la perfección. La doctrina del karma dice que la condición presente de uno está determinada por las propias acciones en una vida anterior. (La versión occidental de la reencarnación que sostienen muchos de la Nueva Era coloca un énfasis mucho menor sobre el karma malo y postula un espiral que asciende hacia la perfección mediante la reencarnación.
*Relativismo Moral. Al negar la ley de la no-contradicción, los de la Nueva Era a menudo creerán que dos afirmaciones contrapuestas pueden ser ambas verdaderas. Por lo tanto, enseñarán que "todas las religiones son verdaderas" y que "hay muchos caminos hacia Dios.

"La lista de rostros parece interminable: Metafísica, yoga, Control Mental Silva, autosuperación, reiji, meditación trascendental, zen, control mental “rebirthing”, gnoticismo, teosofía, esoterismo, ocultismo, masonería, canalización o espiritismo, dianètica, cientologìa, psicología transpersonal, ciertas formas de bioenergesis, reiki, etc.  Tampoco faltas las fachadas más groseras, como la astrología, la magia, el horóscopo, el tarot, los inciensos, las velas de colores, los cristales de cuarzo, la Tabla uija, las cruces y anillos, “magnéticos”, los aromas, los inciensos la quiromancia, el voodoo, el chamanismo, et.,etc.

Sus seguidores no la consideran  una religión, ni una propuesta filosófica; prefieren  hablar de un camino de "expansión de la conciencia".
Por mi parte, la presentación que creo más acertada, es la que da el Cardenal Danneels: 

"No es una religión, pero es por lo menos religiosa; no es una filosofía, pero es por lo menos una visión del hombre y del mundo, así como una clave de interpretación; no es una ciencia, pero se apoya en leyes "científicas", aunque haya que ir a buscarlas entre las estrellas. New Age es una nebulosa que contiene esoterismo y ocultismo, pensamiento mítico y mágico respecto de los secretos de la vida, y una pizca de cristianismo, todo revuelto con ideas que proceden de la astrofísica".

Explorando lo “sobrenatural”
Espiritualidad y Ocultismo
 

Este punto es el más difícil para mí de compartirles, pues si bien casi no conozco como se desarrollan estas prácticas muchas de ellas asociadas a la nueva era; si conozco muy de cerca sus nefastas consecuencias.

La palabra esotérico, refiere siempre al conocimiento interior, a la profunda espiritualidad de cada ser humano. Se trata de un conocimiento oculto, reservado, de difícil acceso para la mente.


Un término similar, es el ocultismo, que nos lleva a al latín ‘ocultus' que significa escondido, secreto.
El diccionario de la Real Academia Española lo define como un conjunto de conocimientos y prácticas mágicas y misteriosas, con las que se pretende penetrar y dominar los secretos de la naturaleza; la dedicación a las ciencias ocultas.

En esta línea, se creen reconocer tradiciones tales como el hermetismo, la astrología, la kabaláh y muchas otras.
También a menudo se utiliza indistintamente el término ‘ocultismo' para hacer referencia a fenómenos psicofísicos tales como la telepatía, pre cognición, la hechicería, magia, quiromancia, cartomancia, adivinación, tabla de escritura espiritista cartas de tarot, satanismo, espiritismo, demonismo y la utilización de las bolas de cristal.

Más allá del término utilizado, la calificación de ‘oculto', ‘hermético' o ‘esotérico', apunta a un  proceso de transformación personal que el individuo atraviesa a medida que va siguiendo el camino sugerido cuyo objetivo es siempre la expansión de la conciencia. 

Hay autores que refieren tres distintas características del ocultismo:

1. El ocultismo trata de cosas secretas o escondidas.
2. El ocultismo tiene que ver con operaciones o sucesos que parecen depender de poderes humanos más allá de los cinco sentidos.
3. El ocultismo tiene que ver con lo sobrenatural, con la presencia de fuerzas espirituales.

Vale aclarar, que  no son precisamente personas ignorantes quieren recurren a ellas; por el contrario, el auge de este fenómeno en altos niveles de educación es cada vez más llamativo.
Por lo común  se buscan soluciones inmediatas, mágicas y que sin esfuerzo alguno cumplan cualquier de nuestros deseos, aunque eso implique ir contra la voluntad de los otros.

Las expectativas se relacionan con el deseo de dominio  y se expresan como intentos de:

* Aumentar el Poder Personal sobre los otros e incluso sobre las cosas.
*  Aumentar el conocimiento de lo desconocido.
*  Aumentar el control sobre las vida de los otros.
*  Recibir poderes sobrenaturales como la sanación, la predicción y la adivinación.

Ahora bien, basta una hojeada a la Biblia y quedará más que claro que Dios no está en estas prácticas: 11

La Biblia condena categóricamente, sin excepción, todas las prácticas del ocultismo. En (Deuteronomio 18:9-14), nos muestra de una manera muy clara como Jehová da un mandamiento a todo el pueblo de Israel de no practicar el ocultismo, como pasar a su hijo o a su hija por el fuego, la adivinación o la hechicería etc. pues dice claramente que es de abominación a Jehová. Pero no solamente el Antiguo Testamento condena el ocultismo sino también el Nuevo Testamento lo hace (Gálatas 5:20), en Efesios, muchos de los que practicaban el ocultismo se hicieron creyentes en Jesucristo y renunciaron a sus prácticas ocultistas. "Así mismo muchos de los que habían practicado la magia trajeron sus libros y los quemaron delante de todos..." (Hch.19:19). 

La pregunta clave es entones ¿quién está detrás de estas prácticas?

Admitir estas prácticas es admitir la existencia  sobrenatural, lo cual solamente puede provenir de dos fuentes de poder: Dios Trino o Satanás.  

* Nada ni nadie les impide descreer del mal ni suponer que al negarlo son inmunes a sus efectos; sólo sepan que esa posición los pone en riesgo.

* Nada ni nadie les impide profundizar en las prácticas mencionadas - aún sea de forma inocente, casi un como juego o intentando satisfacer una curiosidad – simplemente tengan en cuenta que hacerlo conlleva graves consecuencias para ustedes y sus seres queridos.

 
A modo de síntesis.

Si bien celebro este auge de la espiritualidad, no la creo por si sola una mejora para la humanidad. Una espiritualidad sin Dios, siempre, de una u otra manera, supone un pacto con Satanas. No somos neutrales en esto, no hay lugar para dos amos.

Lamentablemente sólo se habla banalmente del tema; ocultándonos el riesgo que corremos cuando avanzamos en la dimensión espiritual, dejando fuera a Dios:

1 –  Sea por desconocer la existencia del mal, ningunearlo o subestimarlo con ideas como a mí no me afecta, no me va a pasar,  jamás caería bajo el dominio de otra persona; o sólo a los débiles les suceden estas cosas.

2–  Sea por sobredimensionarla: si bien no dudo su existencia y el riesgo al cual nos expone, jamás nos ofrecerá la libertad buscada y lejos de todo alivio, será la peor cadena para esclavizarnos a la angustia.

Finalmente, por ustedes y por sus seres queridos; hablen sobre “los riesgos de una espiritualidad sin Dios”.
De seguro, tendrán la sensación de una “tarea cumplida” y la satisfacción ayudar a alguien a encontrar su libertad:

Cuántos más veces digamos "Yo te Avise",
más personas finalmente nos escucharán.

Fabiana Andrea Mendez

 

 

Y no olvides encontrarme
en las Redes Sociales

Dos propuestas temáticas diferentes, con identidad propia,
que debes al menos darme la oprtunidad de concoer.


* - Perdidos en Encontradores
Yo no busco, encuentro.
¿Y vos?


Esclavos de la Angustia
Los Riesgos de una Espiritualidad sin Dios
Click Aqui
Descarga el e-book gratuito

Fuentes de Información
1-Esclavos de la Angustia II /
Esclavos de la Angustia
Web Encontradores
2 - Los Riesgos de una Espiritualidad sin dios
E-book – Web encontraodres
-3 y 4 - Entrenando competencias Socio- Emocionales
E-book – Web encontraodres -
5 - Neurobiología de las Emociones
Revneuro Vol13 Num1 4 - - Feggy Ostrosky & Alicia Vélez
6 - Elogio de la Frustración
Web encontradores.
7 -  “El corazón tiene razones que la razón no entiende”
-Famosa Frase de Blaise Pascal.
8 - Fortalecer la Autoestima
Web encontradores.
9 - ‘Los libros de autoayuda, ¡vaya timo!'.
- Eparquio Delgado -
10 - ¿Qué es la Nueva Era?
Oscar Gerometta
11 - El Ocultismo
Iglesia.net
 
Ingrese su email si desea recibir nuestros Newsletters:
www.encontradores.com.ar
Comunidad Encontradores - Ciudad de Buenos Aires Argentina
comunidad@encontradores.com.ar
Sitio optimizado 1024x768
© Copyright  2010  Encontradores by Fabiana Andrea Mendez
Consultas y Sugerencias