En la Era de la mel@ncolía

Nuevas Tecnologías - Viejas Soledades

 

Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté sólo;
le haré ayuda idónea para el.
"Génesis 2:18

"La era de la melancolía." Así, es como el psicólogo Daniel Goleman, describe nuestro tiempo.
Según su mirada, las personas hoy sufren más depresión que las generaciones previas, a pesar de las maravillas tecnológicas que nos ayudan todos los días. O tal vez, a causa de ellas.

En lo personal, no tengo una posición muy clara al respecto,
pues sigo coincidiendo con quienes piensan a la web como un amplificador:
"Lo bueno lo hace más bueno,
y lo malo, aún peor."

La web 2.0 ofrece las mejores oportunidades para quienes buscan relacionarse,
y también para los que eligen aislarse. Oportunidades que, ante todo, son de conexión.
Sergio Sinay, en un maravilloso ensayo llamado "Conectados al vacío", nos recuerda que: "cada vez más, confundimos conexión con comunicación"

La conexión es un fenómeno tecnológico
y la comunicación es un hecho humano que requiere compromisos.
En el mundo virtual, se pueden tener miles de contactos, fans o seguidores; pero no amigos.
A esos hay que ganárselos en el mundo real.

La soledad existió siempre, de eso no quedan dudas.
Lo nuevo, es que ahora se muestra en medio de una red de relaciones:
las llamadas comunidades virtuales.
Parafraseando la canción de Fito Paez y Sabina diría, “estar on-line es estar solo mil veces,
es la soledad conectada", o un intento moderno de evitar un dolor inevitable.

Radiografía de la soledad.

La real Academia española la define a la soledad, como la "Carencia voluntaria o involuntaria de compañía". Sin embargo, "contar con otros", no nos garantiza sentirnos acompañados.

La soledad es un fenómeno asociado a la calidad de las relaciones interpersonales. Es una emoción, pues es un estado que provoca reacciones vinculadas a una ansiedad debida una 'ausencia', pues alguien falta.

El sentimiento de soledad, no se refiere a contar o no
con compañía externa, sino a la sensación intensa de vacío:
a la sensación de estar solo, sean cuales fueran
las circunstancias externas; de sentirse solo,
incluso cuando se está rodeado de amigos o se recibe afecto.

Cuando se impone esa vivencia, estamos ante una experiencia desagradabla; diferente del aislamiento social, pero no menos desagradable.

Se refleja entonces la percepción individual subjetiva de deficiencias cuantitativas (no tener suficientes amigos) o cualitativas (carencia de relaciones íntimas con otros) en la red de relaciones sociales.
La soledad es ante todo, un sentimiento interior, que no es sencillo de definir, pues se trata de una experiencia individual.

Imaginó tantas soledades
como instantes en la vida de cada persona haya.

La soledad puede resultar un producto de varios factores:
* puede estar presente como algo real luego de la muerte de seres queridos, después de una separación o de una despedida, ya sea entre amigos o entre la familia;
* también es posible sentirla como algo transitorio;
* o percibirla como un sentimiento más duradero en el transcurso de la existencia.

Como sentimiento, la soledad tiene dos variables:
* una soledad permanente, que guarda relación con rasgos de la personalidad, forjados -como dijimos- en las tempranas relaciones de apego;
* y una soledad situacional que tiene relación con quienes sí tienen capacidad para la experiencia de intimidad, pero se encuentran situacionalmente sin esa experiencia por el fin de un vínculo, una mudanza, la muerte de con quien la compartían, u otras razones.

Más allá de esto, la soledad cumpliría una finalidad muy clara en un proceso de duelo: es la responsable de restablecer el equilibrio ante la pérdida, y contribuye a recuperar, paulatinamente, la energía liberada con el objeto arrancado para poder utilizarla más adelante con otro objeto sustituto.

La dificultad podría hallarse cuando no aparece ningún reemplazante. Si pasa demasiado tiempo, entonces la soledad adquiere otra entidad y casi siempre, se requiere un apoyo psicológico pues estamos ante un duelo patológico.

Pero también, la podemos advertir no necesariamente ante hechos concretos. En esos casos, su significado puede expresar
la antesala de un cuadro de características depresivas.
Sin dudas, es a esa soledad, a la que más le tememos.

Cómo se construye
el sentimiento de soledad


El apego es un sentimiento imprescindible para el desarrollo del humano. El bebe que al nacer, no va construyendo el apego con una figura adulta fuerte, capaz de protegerlo y cuidarlo; será un niño al que le cueste mucho más tener confianza en sí mismo y fortaleza para afrontar las vicisitudes de las relaciones interpersonales.

Según el estilo que haya tenido aquella primera experiencia de apego, con aquel adulto cuidador, será el futuro del sentimiento de seguridad en sí mismo que tendrá ese niño cuando crezca.

Adultos seguros en sus posibilidades de relacionarse con otros, tanto como en las de estar en soledad sin angustiarse por eso, han tenido experiencias de apego seguras, en donde el bebe y el adulto disfrutaron de esa primera relación.

Es muy común ver personas adultas que encaran una incesante e infructuosa búsqueda esperanzada de figuras de apego, pues han tenido una primera experiencia inestable, imprevisible y ambivalente, que los lleva a la búsqueda inconsciente de reeditar aquella primera experiencia fallida.

En el caso de quienes sienten autosuficiencia, que todo lo pueden solos -lo que implica una gran soledad- han padecido experiencias evitatitavas, de desinterés por sus necesidades infantiles de parte del adulto cuidador.

La soledad social

Es común encontrarnos con personas que apenas hablan con su familia, sus compañeros de trabajo. Pareciera que plantan un muro a su alrededor, y viven un vacío que ellos mismos crean y que justifican con argumentos tan absurdos como el clásico "no me entienden".

Es cierto que muchas veces esta soledad es buscada, pero si se rigidiza se torna peligrosa: el ser humano es social por naturaleza y una red de amigos con la que compartir aficiones, preocupaciones y anhelos es un cimiento difícilmente sustituible para asentar una vida feliz.

Esa soledad no deseada puede convertirse en angustia. Si bien algunos se acostumbran a vivir solos, otros se escudan en esa apariencia de fortaleza, autosuficiencia, agresividad o timidez. Y todo, para esconder la inseguridad y el miedo a que no se los quiera o no se los respete. Vencer la soledad no deseada, es el gran desafío. Algunos autores aconsejan seguir los siguientes pasos:

  1. Diagnóstico: qué tipo de soledad es la que estamos sufriendo y a qué circunstancias se debe.
  2. Conocernos bien. Dejemos a un lado el miedo a mirar dentro de nosotros, y afrontemos la necesidad de saber cómo somos: nuestras ilusiones y ambiciones, limitaciones y miedos, quién quiero ser, cómo me ven, cómo me veo...
  3. Fuera la timidez. Tomemos la iniciativa para conseguir nuevas relaciones. Establezcamos qué personas nos interesan, y elaboremos una estrategia para contactar con ellas.
  4. No hay nada que perder. El miedo al rechazo es un freno para entablar nuevas amistades o amores. El objetivo es importante, no nos andemos con remilgos.
  5. Sin victimismos. El mundo resulta en ocasiones cruel, vulgar y materialista, de acuerdo. Pero seguro que hay otras personas que pueden estar deseando conocer a alguien como nosotros.
  6. Encerrarnos en nosotros mismos es reconocer la derrota. A la mayorìa la soledad nos hace daño, y nos sienta mejor tener con quién hablar, intimar y a quién querer.
  7. No somos tan raros como a veces pensamos. No hay más que hablar en profundidad y confianza con cualquier persona para comprobarlo. Podemos "llenar" a más gente de la que creemos y nos pueden resultar atractivas muchas personas que tenemos muy cerca.

La soledad on- line

Voy a tomar textualmente, un reportaje del año 2007 a Vicente Verdú, columnista del Diario "El País" de madrid , titulado "Soledad, la plaga del siglo XXI":

"Crece la conexión y hasta la implicación, pero no los compromisos fuertes ni los entrañamientos hondos.
De la misma manera que el saber actual es más superficial que profundo, la relación con las personas a través de la Red conforma un modelo a su imagen y semejanza.
Tratamos con una multiplicidad de individuos para degustarlos fragmentariamente en aquellos aspectos que nos complacen, nos divierten o nos interesan.
El mundo avanza de esta manera como en un frente de infinitas relaciones ligeras. Vivimos o navegamos, y en lugar de llegar hasta el fondo del otro sustituimos la cavidad por el surf y
el corazón por el botox."

A estas palabras, le agregaría la idea del otro, que pueden ser muchos otros, enmascarados en tanto "nics" como hayan querido utilizar para resguardar su personalidad.

La ilusión de las personalidades múltiples, aparece on line hecha realidad, permitiéndonos incluso cambiar de sexo, edad, rasgos físicos y todo aquello que la web permite sin límite alguno.

La pregunta del millón, que se hacen los investigadores,
es si estas maravillas tecnológicas nos ayudan,
o estamos siendo esclavizados por ellas.

Según la psicología de la tecnología, estamos como sonámbulos en un mundo en el que los aparatos afectan gravemente nuestro bienestar. Puede ser una ayuda enorme en un mundo de ritmo frenético, pero es necesario que nos detengamos. Para muchos de nosotros, es cada vez más difícil controlar el impulso de ver nuestras casillas de correo permanentemente, o ver si cambiaron los titulares de un diario online desde la última vez que los vimos.

Otros encuentran una posición similar, aterrados de perderse un tweet vital o un cambio de estatus en Facebook. En muchos hogares, la computadora se ha convertido en el centro de atención; es el medio a través del cual se trabaja y se juega.

El actual boom de la llamada Web 2.0 está ligado al hecho de haber facilitado que la gente corriente se contacte, coopere y publique de forma totalmente transparente lo que desea.

A la Web social la llaman "la Web de la gente",
un espacio para la generación compartida de conocimientos, para el trabajo cooperativo a distancia y para la publicación a escala universal de todo tipo de contenidos (textos, imágenes, sonidos y vídeos).

La Web 2.0 es ante todo, más posibilidad de comunicación.
Sin embargo, hay autores que nos hablan de una comunicación silenciosa, o comunicación autista, donde se impone una necesidad de hablar, muchas veces sin tener algo valioso que decir.

Una "no identidad", que sin correr ningún riesgo, se conectar a otra "no identidad", que tampoco se expone al acercarse al otro.

En ese sentido, no faltan quienes nos adviertan sobre el asilamiento colectivo, una nueva forma de individualismo, del cual todavía queda mucho por investigar

Los autores de Planeta Web 2.0 , nos ayudan a reflexionar criticamente sobre como las TICs (Nuevas tecnologías de Información y Comunicación), la Web 2.0 y el escenario llamado internet, redefinen nuestra manera de pensar y de conversar.

Se habla de las conversaciones silenciosas, donde se escribe lo que se piensa, se responden a otros pensamientos o vemos un video y de manera anónima lo llevamos a nuestro blog, en silencio.

Conversar en silencio es pensar, pensar es conversar en silencio, la diferencia en la red es que "conversamos o ¿pensamos? con otros" .
Por esto hay quienes sosotienen que, las comunidades virtuales nos acercan a la soledad colectiva y Sergio Sinay nos advierte sobre los peligros de "La soledad colectiva en la sociedad virtual."

Nada más antiguo que plantear el aislamiento o el encuentro con el otro como una elección. Los nuevo es que, estas soledades colectivas o construcciones colectivas, tienen un código propio en la Web 2.0.


Autoestima y Creencias
On Line
Una Actividad para
Conocer tus Creencias
y Fortalecer tu
Autoestima

Informate


Qué es la Web 2.0

El término Web 2.0 nació a mediados de 2004 y creció hasta ser portada de los principales semanarios mundiales en las navidades de 2006. Este fenómeno tecno-social se popularizó a partir de sus aplicaciones más representativas, Wikipedia, YouTube, Flickr, WordPress, Blogger, MySpace, Facebook,OhMyNews, y de la sobreoferta de cientos de herramientas intentando captar usuarios / generadores de contenidos.
Según O'Reilly, principal promotor de la noción de Web 2.0, los principios constitutivos de ésta son siete: la World Wide Web como plataforma de trabajo, el fortalecimiento de la inteligencia colectiva, la gestión de las bases de datos como competencia básica, el fin del ciclo de las actualizaciones de versiones del software, los modelos de programación ligera junto a la búsqueda de la simplicidad, el software no limitado a un solo dispositivo y las experiencias enriquecedoras de los usuarios.

En esta nueva Web la red digital deja de ser una simple vidriera de contenidos multimedia para convertirse en una plataforma abierta, construida sobre una arquitectura basada en la participación de los usuarios.


¿La soledad se contagia?

"La soledad se puede transmitir. No es propiedad de un individuo sino que puede transmitirse a otras personas, incluso a personas con las que no se tiene contacto", argumentó John T. Cacioppo, el psicólogo de la Universidad de Chicago que lideró el estudio publicado en la revista Journal of Personality and Social Psychology.

En el estudio, el amigo cercano de una persona que dijo sentirse "sola" tuvo el 52% más de posibilidades
de desarrollar sentimientos de soledad en su siguiente entrevista con los investigadores.

Los investigadores no explicaron cómo se propaga la enfermedad, pero, según Cacioppo, otros estudios apuntan a la posibilidad de que amigos y personas cercanas a la persona afectada tienden a reproducir el sentimiento de soledad y el estado anímico negativo que la acompaña.


Test
On Line
Un Desafío para Autoconocerse.
Realizá diferentes test y obtener una devolución personalizada desde el coaching, que integrará aspectos conceptuales del tema indagado y un análisis exhaustivo y particularizado de los resultados
parciales y globales que se obtiene al procesar la Técnica.

Informate



"El otro por sí mismo"

Fundamentalmente nos interesa demostrar nuestra existencia, aunque no tenga otro sentido que ése.Tal cosa puede observarse en los recientes graffitis de Nueva York o de Río. La generación anterior decía: "Existo, me llamo Fulano, vivo en Nueva York." Contenían una carga de sentido, aunque casi alegórico: el del nombre.
Los actuales son sólo gráficos e indescifrables. Siempre dicen, implícitamente: "Existo." Y al mismo tiempo: "No tengo nombre, no tengo sentido, no quiero decir nada." Necesidad de hablar cuando no hay nada que decir. Necesidad tanto mayor cuando no se tiene nada que decir, del mismo modo que existir es mucho más urgente cuando la vida carece de sentido. Con ello, la sexualidad se relega a un segundo plano como una forma de trascendencia incluso lujosa, de despilfarro de la existencia, mientras que la urgencia absoluta consiste sim plemente en verificar dicha existencia.

Jean Baudrillard



Coach on Line
-**********************
Desarrollo Personal
Bienestar Emocional, Autoestima, Ley de Atracción, Talento en Crisis , Recursos Creativos
y otros Talleres
**********************

Desarrollo Laboral
Oratoria, Resolución de Conflictos- Negociación e Inteligencia Emocional ; Comunicación Efectiva e Introducción al coaching

y otros Talleres

Soledad y Género

Los varones y las mujeres establecemos diferentes relaciones con este sentimiento de soledad. Diferencia fundada principalmente en cuestiones culturales, pero también inherentes a nuestras diferenciaciones psíquicas.

Ellos desarrollan desde la infancia vínculos de adhesión a grupos sociales (clubes, equipos deportivos, grupos de amigos, etc.); ellas en cambio, forman vínculos diádicos más sólidos
(la mejor amiga).
En la adultez esto se observa con un mayor sentimiento
-y reconocimiento- de la soledad en la mujer que en el varón que es más proclive a silenciarlo mediante una sobrecarga de relaciones sociales, de trabajo, etc.

María Adela Mondelli


Fuentes de Información
* Jean Baudrillard
- Para Principiantes

Chris Horrocks Zoran Jevtic
* Conectados al Vacio
Sergio Sinay
* Planeta Web 2.0 Cristóbal Cobo Romaní y Hugo Pardo Kuklinski
* En la era de la melancolía New Scientist, (Por Yair Amichai-Hamburger)
Publicado por Diario Salud

    

 

Mientras links e hipervínculos nos permiten tener más y mejores conexiones,
nada nos dice que hayan mejorado los vínculos humanos, pues escondidos en la virtualidad,
pueden ser aún más pobres , inestables, superficiales y sin sentido.
El miedo también encontró en la web, un ámbito apto para camuflarse y cumplir su objetivo:
garantizarnos la "no relación con el otro".

Está es una dolorosa cara de la moneda, que no podemos perder de vista. Pero hay también otra.
La web es una gran oportunidad de conocimiento, de compañía, de distracción y de llegar a otros,
y aunque esto sea deficiente, fantasioso, superficial y todo lo negativo que se nos ocurra;
puede, que para algunos sea, la única posibilidad de no caer al vacío y permitirse un mañana.

Y mañana, quien nos dice, no sea "ese gran día" del que nos hablaba Joan Manuel Serrat

Fabiana Andrea Mendez

Ingrese su email si desea recibir nuestros Newsletters: