Perdete
Encontrando


Contactanos

La culpa la tiene Manet
El impacto del color en nuestra vida

No faltan en mis textos, y menos aún en las actividades que promuevo, una mención a la importancia de conocer nuestras emociones y utilizarlas para hacer posible la concreción de un sueño.

Me baso en el nuevo paradigma de que los sentimientos y las emociones no son resultado de nuestras circunstancias, sino más bien los creadores de ellas.
La clave será entonces ver como operamos sobre nuestras emociones .

A partir de diferentes estudios al respecto, sabemos que la emoción sigue a la percepción,
y a la vez la condiciona.

Y si bien hay muchas posibilidades de influenciar sobre los sentidos
(sonidos, texturas, aromas, sabores, formas, etc.), en este caso voy a centrarme en el color,
por la clara afinidad que posee con las emociones.

El color, promueve estados anímicos y estos definen las acciones realizadas y el modo de ejecutarlas.
Su consecuencia directa relaciona con modo en que nos vinculamos con nosotros mismos,
con los otros y con el entorno.

Reconocer la relación color - percepción- emoción- acción,
incrementará nuestra capacidad emocional y nos posibilitará transformar nuestra vida.

Para hacerlo contamos con diversos trabajos científicos que la analizan, y “la mismísima psicología del color” prrefiero recurrir a los impresionistas y en especial en Manet,
por la enseñanaza sobre el carácter rebelde e innovador del color y su poder transformador.

La percepción del color

La percepción es la función psíquica que permite al organismo, a través de los cinco sentidos (vista, oído, tacto, gusto, olfato) recibir, elaborar e interpretar la información proveniente de su entorno.

La psicología moderna, la define como el conjunto de procesos y acciones relacionadas con la estimulación que alcanza los sentidos, mediante los cuales tenemos información proveniente de exterior y también de nuestro mundo interno.

Este parte de la existencia del aprendizaje, y considera a la percepción en tres fases: es una imagen mental, que se forma con la ayuda de la experiencia y las necesidades.

Aunque utilicemos un mismo estímulo, veremos que no existen dos respuestas iguales. Cada persona percibe algo individual, lo cual lleva a pensar este proceso como combinación de dos tipos de inputs:

1 - Las sensaciones o el estímulo que proviene del medio externo en forma de imagen, sonido, color, aroma, etc.

2 - Las motivaciones, experiencias previas, creencias, necesidades del sujeto; que definirán una elaboración personal del estímulo externo.

Al hablar de sensaciones, vale aclarar que las definimos como la respuesta directa e inmediata a la estimulación de un órgano sensorial y por, actitudes, valores eso la diferenciamos de percepción: la sensación se transforma en percepción sólo cuando tiene un significado para la persona, en ese sentido la percepción aumenta con la experiencia de las personas y su conocimiento.

En este punto, resulta sencillo comprender el proceso perceptivo en sus tres fases: selección, organización e interpretación.

Selección: Nuestra percepción es selectiva, en tanto sólo recibe una mínima parte de los estímulos a los cuales estamos expuestos. Según sea nuestro interés, necesidad, actitudes, valores entre otras cosas; elegimos que percibir

Esta característica hace que, somos parte activa en nuestra experiencia del mundo y nuestros estados emocionales, tienen mucho que ver con esto. Este proceso está directamente influido por: Naturaleza del estímulo: Se refiere a las características sensoriales por lo cual sentimos con mayor o menor intensidad por ejemplo la luz, el color, el movimiento, la intensidad, el tamaño, los contraste, los detalles, lo novedoso etc. Los aspectos internos del individuo: emociones, creencias, motivaciones, necesidades, deseos, defensas, etc.

Organización: Los estímulos se reciben de manera caótica, y luego en este proceso se clasifican y se les asigna un significado. Si bien hay muchos estudios y teorías al respecto, la Guestalt es a mi gusto, la escuela que realizó un gran aporte al analizar las leyes de la percepción.

Interpretación: Aquí se le da contenido a los estímulos seleccionados y organizados. Depende de la experiencia del sujeto y el aprendizaje es clave en esta instancia.

En síntesis, a mayor conocimiento sobre un estímulo; mayores posibilidades de percibirlo y utilizarlo a nuestro favor.

Aprender sobre el color, es un muy buen punto de partida, para mejorar su percepción y aprovecharlo para entrenar capacidades socio-afectivas, claves en el éxito personal y laboral.

En el reino del color

Empezaremos diciendo que el color en sí no existe, al menos no en el sentido literal.

Según la Reala Academia española (rae), en su primera acepción el color es una sensación producida por los rayos luminosos que impresionan los órganos visuales y que depende de la longitud de onda. Sin luz no hay color. La luz es la fuente de todos los colores.

Cuando hablamos de color, debemos también conocer lo pigmentos. Son una propiedad que tiene un objeto de absorber parte de las radiaciones, excepto la que corresponde a su propio color. La mayoría de los colores que experimentamos normalmente son mezclas de longitudes de onda que provienen de la absorción parcial de la luz blanca. Casi todos los objetos deben su color a los filtros, pigmentos, que absorben determinadas longitudes de onda de la luz blanca y reflejan las demás; estas longitudes de onda reflejadas son las que producen la sensación de color, que se conoce como color pigmento, o sea, que si vemos un tomate, éste debe su color a que el pigmento rojo absorbe todos los colores menos el rojo que es el que rechaza o refleja y por eso lo vemos rojo.

La oscuridad absoluta carece de color. Solamente podemos ver el color real de un objeto cuando está iluminado por luz natural exclusivamente.

Los colores primarios son: rojo, verde y azul. Añadiendo luz conseguimos el blanco. A medida que incorporamos color pigmento, nos dirigimos gradualmente el negro.

 

Simbología del color

Cada color ejerce sobre la persona que lo observa una triple acción:

- Impresiona: capta la atención de quine o percibe, por cuanto que el color se ve. (Muy considerado en el diseño gráfico)

- Expresa: al manifestarse, da cuenta de un significado y tiene la capacidad de provocar una reacción y una moción.

- Construye: posee un significado propio, y adquiere el valor de un símbolo, capaz por tanto de comunicar una idea. Los colores frecuentemente están asociados con estados de ánimo o emociones. La simbología del color depende del contexto cultural y de la época histórica. No sólo varía el "nombre" de los colores según las culturas, sino su propio significado (luto occidente ± negro; luto en oriente ± blanco).

Los colores nos afectan psicológicamente y nos producen ciertas sensaciones. Debemos dejar constancia que estas emociones, sensaciones asociadas corresponden a la cultura occidental, ya que en otras culturas, los mismos colores, pueden expresar sentimientos totalmente opuestos por ejemplo, en Japón y en la mayor parte de los países islámicos, el color blanco simboliza la muerte.


El color en el arte .

El uso del color de un modo expresivo ya lo encontramos las cuevas de Altamira. Los artistas lo han utilizado para expresar emociones y sensaciones y mucho podemos saber de ellos, conociendo la paleta de colores que utilizó en sus obras.

El color cobró una importancia fundamental a finales del siglo XIX , cuando los artistas ya no lo consideraban un completo a la forma, sino que empezaron a verlo como fuente de inspiración.

Tal fue el caso del movimiento pictórico llamado Impresionismo, que buscaba hacer sentir al máximo la impresión que pretendía que la obra reproduzca la percepción visual del autor en un momento determinado, la luz y el color real que emana de la naturaleza en el instante en el que el artista lo contempla. Se centrarán en los efectos que produce la luz natural sobre los objetos y no en la representación exacta de sus formas ya que la luz tiende a difuminar los contorno

Los impresionistas eliminaron los detalles minuciosos y tan sólo sugirieron las formas, empleando para ello los colores primarios (azul, rojo y amarillo) y los complementarios (naranja, verde y violeta). Consiguieron ofrecer una ilusión de la realidad aplicando directamente sobre el lienzo pinceladas de color cortas y yuxtapuestas.

A Edouard Manet se lo considera el iniciador del cambio con respecto a estilos anteriores y "el Primer Impresionista, aunque él rehusó a la idea de serlo. Matisse dijo que fue el primero que obró por reflejos y simplificó el oficio de pintor, no expresando sino lo que impresionaba inmediatamente a sus sentidos.
"La Merienda Campestre" (1863) causó escándalo y fue catalogada "obscena" para los gustos actuales. Manet en ellas, imprime elementos nuevos como la luz, el paisaje difumado, y el contraste entre las carnes blancas de los desnudos femeninos con las levitas oscuras de los caballeros se remarca en primer término, y la naturaleza muerta, que tiene protagonismo por sí mismo, en segundo término.

Se esforzó en captar los efectos de la luz y del color que desmaterializan las formas de la realidad. No interesa tanto la forma de los objetos, los objetos en si, sino como incide sobre ellos la luz y se transforma el color: desmaterialización de las formas. Disolución de las formas por medio de la luz.

El color es un sentimiento

La percepción de la luz se basa en una coordinación compleja de procesos físicos, fisiológicos y psicológicos, que nos permite identificar una amplia gama de colores, capaces de provocar en él emociones y sentimientos muy diferentes.
Parece haber un acuerdo general en que cada color emite vibraciones características que nos llegan de distinta manera y producen efectos diferentes.
Esto lo entendemos a partir de que la percepción de un color, lo que recibimos en la retina son una sucesión de longitudes de onda correspondientes a los colores de los objetos que observamos.Para ello, la retina dispone de unas células especializadas llamadas que procesan la luz, la codifican mediante impulsos eléctricos que son transmitidos a través del nervio óptico al cerebro, liberando hormonas, modificando el metabolismo, y alterando el sueño, los hábitos de conducta y el modelo de temperaturas.

No sólo vemos los colores sino que, en cierta medida, los sentimos.

Se produce el fenómeno de transformación de una energía natural presente en la naturaleza (la luz) en un modificador de las reacciones humanas. Y en esto se basa la cromoterapia.Una visión psicología del color que sostiene que una tonalidad dada produce una conducta premeditada específica. Los colores tienen la capacidad de calmar, inspirar, excitar, equilibrar o alterar nuestras percepciones.

Cada color emite unas vibraciones características que nos llegan de distinta manera y producen efectos diferentes.   Todas las personas percibimos una reacción física ante la sensación que produce el color. Los colores cálidos se consideran como estimulantes, alegres y hasta excitantes y los fríos como tranquilos, sedantes y en algunos casos deprimentes. Aunque estas determinaciones son puramente subjetivas y debidas a la interpretación personal, todas las investigaciones han demostrado que son corrientes en la mayoría de los individuos, y están determinadas por reacciones inconscientes de estos, y también por diversas asociaciones que tienen relación con la naturaleza.  

Mediante la aplicación de tests de laboratorio, conocimos que:

• Cada color sugiere sentimientos similares en la mayoría de las personas.

• La exposición específica a un color concreto puede afectar de forma diferente según a que persona, y además esto cambia dependiendo de los parámetros del color (tono, brillo y saturación) y del tiempo de exposición al mismo. Esto se ha relacionado con la longitud de onda correspondiente al color y ha originado la disciplina terapéutica de la Cromoterapia, utilizada principalmente de forma complementaria en psicología

Las reacciones a los colores son asumidas por el subconsciente. De manera que la respuesta psico-físiológica a los colores por parte del cerebro es notoria, lo que ha reforzado su uso en cromoterapia:

•  El estrés producido por las dietas alimenticias se ve amortiguado mediante el uso del rosa.
•  Se tratan pacientes de ictericia con sesiones de azul.
•  Se recomienda vestir prendas de tonos naranja a personas que lleven un ritmo de vida estresante y precisen refuerzo energético. •  Utilizar papel amarillo para notas, borradores, etc., está demostrado que mejora notablemente la memoria (probablemente tenga que ver con el tono original de los "post-it").   En relación a esto, podemos considerar algunas de las aplicaciones más frecuentes:

  • Para superar la timidez, utilizaremos ropa de colores cálidos o incluso de color rojo.
  • Para paliar la hiperactividad de un niño, utilizaremos los colores suaves (azul claro, verde claro).
  • Para potenciar la creatividad utilizaremos el color amarillo y verde.
  • Para la relajación y curación, utilizaremos el verde claro.

Entrenándonos de la mano de Manet

A partir de lo dicho, un programa de entrenamiento de competencias emocionales, no debe olvidar utilizar los colores. Claro, que no lo hará a partir de las generalidades, sino revisando la particular simbología del color en nuestras vidas y los estados afectivos que se asocian a él. En ese sentido queda claro que comenzaremos conocer nuestra relación con el color. Les propongo entonces algunos ejercicios:  

Autoconocimiento

  • Recuerden/imaginen una situación asociada un estado afectivo (por ejemplo una conversación en la que recuerdan se sintieron triste) y visualícenla conectándose con la emoción que se imponía en ese momento
  • Al visualizarla, coloréenla en su imaginación con el o los tonos que sientan mejor representan a la emoción predominante en esa escena y traten de conectarse con el color.
Para esto, apóyense en la idea de Manet y concéntrense en las propiedades del color y en especial de los contrastes entre luz y sombra. Recuerden que para los impresionistas, los objetos que observaban eran a lo sumo tomados como excusas para situar contrastes de colores y sombras. Ellos se concentraban en los efectos que produce la luz natural sobre lo que estás observando y no en la representación exacta de sus formas. Si lo haces de esta forma, verás que la luz tiende a difuminar los contornos y tu imagen comienza a fundirse en el espacio.
  • Anota en un listado la emoción y el color producido. Anota también todos los sentimientos, ideas que se te ocurrieron durante esta asociación y si lo consideras también puedes dibujarlo/pintarla.
  • Realiza lo mismo hasta armar tu propia paleta de emociones asociadas a las emociones básicas: Temor- Sorpresa- Tristeza-Disgusto - Ira- Esperanza - Alegría - Aceptación.
  • Al finalizar este listado, serás conciente de la propia simbología que le das al color.
  Creación de estados afectivos
  • Busquen una situación en la que sientan que sus emociones le juegan en contra; o no puedan afrontar a emocionalidad que les produce. (por ejemplo tienen que pedirle algo una persona que de sólo verla los enoja)
  • Tomen el cuadro realizado en el ejercicio anterior y busque el color que asocian a esa emoción (en el ejemplo anterior el enojo lo visualizan como rojo).
  • Busquen en el cuadro realizado en el ejercicio anterior una emoción que quisieran que predomine en esa situación. (por ejemplo aceptación para la cual eligieron el color verde).
  • Ahora, céntrense en una imagen para observar (puede ser un paisaje en el exterior, en un lugar cerrado, una fotografía, un objeto) donde puedan diferenciar colores y formas. En esa imagen debe existir el color de la emoción que quieran modificar (en este caso el rojo).
  • Obsérvenlo, durante al menos 2 minutos, concientes de la distancia que los separa de él. Tomen como foco su parte media, piérdanse en esa imagen al punto empiece a resultarles borrosa y que la misma se distorsione (sea en color o en forma). Es esta situación, recurran al color de la emoción predominante (en el ej. era el rojo por el enojo) y tiñan la imagen.
  • Luego vayan transformándola en verde (el color elegido en este ejemplo) y conéctense con el sentimiento de aceptación que es el buscado. El verde deberá dominar la imagen y ser el único color en escena.
  • Busquen una ropa, accesorio, calzado del color elegido (verde en este ejemplo) tóquenlo, déjense invadir por su color y conecténse con el estado afectivo buscado (aceptación en este ejemplo).
  • Recuerden, en momento de enfrentar esa persona / situación, tener ese objeto cerca y al conectarse con su color, pensar en el estado afectivo buscado.

Autoestima y Creencias
On Line
Te proponemos
una Actividad para
Conocer tus Creencias
para Fortalecer tu
Autoestima

Informate


Propiedades del Color

Existen 3 propiedades del color
:1- MATIZ: El matiz es la primera cualidad del color, precisamente por ser la característica que nos permite diferenciar un color de otro. El matiz se emplea como sinónimo de color.
2- VALOR: El blanco tiene el grado más alto de reflexión de la luz, mientras que el negro es el que tiene el grado más bajo. El valor de color se refiere a la luminosidad u oscuridad del color.
3- SATURACIÓN: Es la tercera dimensión del color. Es la cualidad que diferencia un color intenso de uno pálido, agrisado. Cada uno de los colores primarios tiene su mayor valor de intensidad antes de ser mezclados con otros. Por ejemplo, si bajamos la intensidad de color de la televisión, lo que estamos haciendo es quitarle saturación a los colores, llegando incluso a verla en blanco y negro.


Simbología del color

Las últimas valoraciones observadas por la psicología experimental han determinado una cierta relación entre los colores y su significado.

Amarillo. Asociado a la ira. Otras emociones relacionadas son: la antipatía, el atrevimiento y la falsedad. Efectos: utilizado en cromoterapia para estimular la capacidad intelectual, elevar el ánimo y proporcionar alegría y optimismo. Recomendado para las personas con tendencia a la melancolía y la tristeza.

Naranja. El color de la vitalidad, el entusiasmo y la alegría. Unido al negro, representa los deseos reprimidos y la intolerancia. Efectos: utilizado en terapia para combatir el miedo, los estados obsesivos y depresivos.

Rojo. El color del movimiento. Se asocia con temperamentos extrovertidos, vitales, ambiciosos y materiales, más impulsivos que reflexivos. Efectos: en terapia, aumenta la tensión muscular, activa la respiración, estimula la presión arterial. Recomendado para personas retraídas y con reflejos lentos.

Azul. El color de la tranquilidad. Símbolo de la inteligencia, la verdad, la sabiduría, la paz y la quietud. Efectos: en terapia actúa como calmante. Disminuye la presión sanguínea, aunque su exceso puede provocar un clima de tristeza y melancolía. Reduce la tensión muscular y la irritabilidad.

Violeta. Vinculado a la circunspección y las emociones profundas. El color de la inteligencia y la sabiduría. En su variante púrpura, es símbolo de realeza y suntuosidad. Se asocia con personalidades introvertidas. Efectos: en terapia, intensifica la capacidad intelectual y ayuda a reducir la angustia.

Verde. Se asocia con las personas inteligentes y sociables. Símbolo de la relajación. Efectos: equilibra las emociones y el sistema nervioso autónomo. Disminuye la presión sanguínea y estimula la pituitaria. Es el tono que menos fatiga la vista. Compuesto por los colores de la emoción (amarillo) y del juicio (azul), es un tono de gran equilibrio.

Rosa. El color de la ternura por excelencia. Cálido, de autoayuda. Efectos: despeja la mente de pensamientos negativos, proporciona energía y suaviza el carácter. Potencia la dulzura, la constancia y la delicadeza.

Blanco. Asociado al prestigio, la economía, la distinción, el silencio, la ligereza, la tranquilidad y la limpieza. Es la suma o síntesis de todos los colores. Efectos: otorga el dominio del espíritu sobre la materia y permite la evolución espiritual.

Gris. El color de los opuestos, representa el yin y el yang. No es un color propiamente dicho sino más bien la transición entre el blanco y el negro. Efectos: representa la fusión entre alegrías y penas, entre el bien y el mal. Sugiere neutralidad y tristeza.

Negro. Símbolo del error y del mal. Es la ausencia total de luz y color. Efectos: aumenta el cansancio y exige del organismo un mayor desgaste de energía. Un persona vestida de negro podría sentirse particularmente agotada y deprimida al final del día.


La reacción
frente al Color

Bullough (1880-1934) argumentó que las personas se podrían dividir en cuatro grupos con base en sus reacciones frente a los colores:
Objetivo: los atributos se basan la evaluación del color. Son personas que adoptan una actitud racional y analítica, no emocional, frente a los colores. Se analiza el color para encontrar señales de otros y para determinar su pureza o impureza. Pareciera que no hay una relación estrecha con el color y pocas veces se revelan las preferencias, solo se juzga el color. Estas personas tienden a odiar algunos colores con más frecuencia que otros grupos poblacionales.
Asociativo: relacionan los objetos con los colores. Son muy sensibles a colores fuertes o suaves, cálidos o fríos.
Hay una preferencia estable por el rojo y algunos hasta tiemblan con el azul noche. En general, aprecian mejor el color que otros y su estética.
Fisiológico: los sentimientos se afectan por el color. Es una minoría de personas, casi todas con juicios objetiva o fisiológicamente.
Sus preferencias son diferentes porque cada uno hace una asociación diferente con un gusto específico. Por ejemplo, al pensar en la naturaleza puede predominar el verde.
Carácter: hay una reacción emocional hacia los colores y se tiende a disfrutar más del color que las personas del grupo objetivo.

Cromoterapia, el color de las emociones
Revista Natural - 2007
Marié Morales



La Cromoterapia

En el s. XIX, el científico Edwin Babbitt dio a conocer una teoría, más tarde conocida como la «cromoterapia», que relacionaba ciertos colores específicos con una lista de enfermedades o afecciones. Años después, el test de Lüscher demostraba que los colores estimulan diferentes regiones del sistema nervioso.
Finalmente, las investigaciones de los premios Nobel Niels R. Finsen y Albert Szent–Györgyi han venido a señalar el camino a muchos especialistas de que a través de las preferencias de una persona por los colores se puede hacer un diagnóstico muy preciso sobre su estado de ánimo, carácter, deseos, habilidades y hasta de su salud.
En el s. XIX, el científico Edwin Babbitt dio a conocer una teoría, más tarde conocida como la «cromoterapia», que relacionaba ciertos colores específicos con una lista de enfermedades o afecciones. Años después, el test de Lüscher demostraba que los colores estimulan diferentes regiones del sistema nervioso. Finalmente, las investigaciones de los premios Nobel Niels R. Finsen y Albert Szent–Györgyi han venido a señalar el camino a muchos especialistas convencidos de que a través de las preferencias de una persona por los colores se puede hacer un diagnóstico muy preciso sobre su estado de ánimo, carácter, deseos, habilidades y hasta de su salud.
Naturalmente, los ojos están sensibilizados de acuerdo con la frecuencia de vibración de la luz, lo que elabora en el cerebro la «sensación de color». A partir de ese principio, la utilización del color comenzó a ser considerado como remedio eficaz para la curación de enfermedades y esa terapia ha sido utilizada desde las antiguas civilizaciones.
El empleo adecuado del color como elemento curativo, antidepresivo, estimulante, regenerativo y mantenedor del equilibrio y de la armonía orgánico ya era empleado en la antigüedad, en Egipto, Irán, India y China. En Grecia, las habitaciones del templo de Heliópolis se diseñaron de forma que los rayos solares se descompusieran en los siete colores del espectro y fueran útiles para la curación. En las mezquitas de Irán se utilizaron azulejos vidriados de diferentes colores para la inspiración y purificación del espíritu. Cromoterapia, el color de las emociones
Revista Natural - 2007
Marié Morales


Fuentes de Información

*La percepción
Publicación de la
Universidad de Murcia
*Viaje al Universo Neuronal
Fundación española para la ciencia y la tenología.
*El color
Revista Letreros
*LA EMOCIÓN DESDE EL MODELO BIOLÓGICO .
REME (Vol 6 N° 13)
Francesc Palmero

*Competencias Socio-Emocionales
*Inteliegencia Emocional
Web Encontradores

 


Hay diversos modos de entrenar las competencias socio-emocionales
y es importante elegir cuidadosamente el modo en que lo haremos .

Lejos de los clásicos prejuicios, entrenarse plantea la idea del disfrute:
La música, la pintura, el deporte, la danza, la literatura, la actuación, la práctica de artes marciales, el tejido, la cocina o los videojuegos, el paracaidismo, jardinería entre otras muchas actividades; son un buen ejemplo para comenzar.

"Just do it" (hacelo)
eslo único que resta decir.

Fabiana Andrea Mendez

 
 

 

Ingrese su email si desea recibir nuestros Newsletters:
www.encontradores.com.ar
Comunidad Encontradores - Ciudad de Buenos Aires Argentina
comunidad@encontradores.com.ar
Sitio optimizado 1024x768
© Copyright  2010  Encontradores by Fabiana Andrea Mendez
Consultas y Sugerencias