Perdete
Encontrando


Contactanos

Frustrados pero Contentos
Un aprendizaje poco tradicional

Desde hace mucho tiempo que, incluyo en la mayoría de mis charlas sobre capacidades emocionales,
la importancia de repensar nuestras creencias sobre la frustración,
valorándolas como un indicador de la inteligencia emocional.

Sin embargo, al hacerlo, encuentro una profunda resistencia a reflexionar sobre el tema, que no se debe a un desacuerdo intelectual a mi propuesta, sino más bien de un rechazo emocional a conectarnos con el dolor:

Sea por la mala prensa que por si misma tiene la palabra frustración, o por las experiencias negativas – propias o ajenas- que lleva a muchas personas a asociarla al destino de los perdedores.

Es entonces, cuando aprovecho a evidenciar ese rechazo, para instalar definitivamente el tema y plantear la importancia de un entrenamiento afectivo: ya sea para fortalecer nuestra autoestima, relacionarnos con los otros,
animarnos a llevar adelante un sueño, es absolutamente necesario conectarnos con nuestra frustración,
tolerarla y aceptarla como una clave para el desarrollo personal y laboral.

Presentando a la Frustración

Cada vez que hago referencia a un concepto elijo presentarlo y para hacerlo, que mejor que comenzar rastreando la palabra, su definición en el diccionario de la Real Academia Española y alguna de las definiciones más reconocidas:

frustrar. (Del lat. frustrare ).
1. tr. Privar a alguien de lo que esperaba.
2. tr. Dejar sin efecto, malograr un intento. U. t. c. prnl.
3. tr. Der. Dejar sin efecto un propósito contra la intención de quien procura realizarlo. Frustrar un delito. U. t. c. prnl.

Dollard, Doob, Millar, Mower y Sears en Lahey (1999) sostienen que a la frustración se la define como el bloqueo de algún comportamiento dirigido a alcanzar una meta, por lo tanto todas aquellas situaciones en nuestra vida que donde se nos vea bloqueado algún comportamiento, meta, necesidad que no sea satisfecha o una situación donde nos veamos coartados, será un factor que nos llevara en más de alguna medida a sufrir de frustración.  

Por lo general, la mayoría de las personas asocian la frustración a un sentimiento desagradable que se produce cuando las expectativas de una persona no se ven satisfechas al no poder conseguir lo pretendido.

En ese sentido la frustración se asocia al dolor que produce una pérdida y, es allí cuando, aún sin saberlo, nos condicionan nuestras creencias sobre los duelos:

Si bien la frustración puede retrasarnos en algún momento a satisfacer un deseo;
negarla garantiza la insatisfacción permanente.
Es que o
aprendemos a convivir con ella,
o tarde o temprano perdemos la partida.

Consecuencias

El impacto de la frustración en las personas se relaciona con la personalidad y está condicionado por diversas variables que son difíciles de controlar.

Al no lograr el objetivo o el deseo esperado, si bien las personas lo viven de forma diferente, popularmente se asocia a la palabra frustración a la sensación de desánimo y decepción que implica un fracaso.

Sin embargo, de una experiencia frustrante algunas personas, salen fortalecidas porque han aprendido y reflexionado sobre esa experiencia y otras, por el contrario, se deprimen y desesperan, y sólo ven el resultado negativo de esa experiencia sin aprender nada de ella.

Las consecuencias que una situación frustrante puede causar en una persona, puede ser muy diferente y esto dependerá en parte del grado de madurez de la persona o del impacto que determinada situación pudo causar en ella. Este grado de madurez lo asociamos a la posibilidad de “tolerar la frustración”, una capacidad que podemos desarrollar en la infancia, o bien aprender, en el momento en que decidamos hacerlo.

La Intolerancia a la Frustración

La frustración es parte de la vida.
Generalmente es en la infancia cuando aprendemos a tolerarla. Allí creemos que el mundo gira alrededor nuestro. Pensamos que merecemos todo lo que queremos, en el momento en que lo queremos. Es normal que en esa etapa no sepan esperar, porque no internalizaron el concepto de tiempo, ni la capacidad de pensar en los deseos y necesidades de los demás. Por eso, cualquier límite o cualquier cosa que se le niegue, la siente como algo injusto y terrible. No puede entender por qué le quitan lo que desea.
En esa etapa, los niños no tienen las herramientas para eliminar, disminuir o tolerar su malestar. Por eso necesita que un adulto lo ayude a procesar esos sentimientos.

Claro que si ese adulto no puede soportar el malestar de ver a un niño sufriendo, no podrá sostener ese NO, y le dará siempre lo que le pide. En consecuencia el chico, no aprenderá a aguantar la molestia que le provoca la espera o la negación de sus deseos. sin embargo, lo que no sucedió de niños puede revertirse en cualquier etapa de la vida

“Tolerar la frustración” es una habilidad que se desarrolla, se educa y se reaprende, muchas veces “desaprendiendo” un camino que jamás cuestionamos su recorrido.

Repensando a la frustración

Hace un tiempo escribí sobre la importancia de fortalecer nuestra capacidad de tolerancia a la frustración, como un camino posible en la prevención de adicciones y allí expresaba que es imposible no toparse cara a cara con el dolor.

Si bien puede resultar una obviedad escribirlo, en lo cotidiano me topo con los esfuerzos que todos hacemos, contra toda lógica, de enfrentar situaciones afectivas como si el dolor no existiese, no fuese importante o simplemente no nos afectase.

La frustración en tanto privación nos remite a la pérdida y esta a la necesidad de abordar un duelo.

Lo negativo no es justamente frustrarnos, sino todo lo contrario. El componente negativo, es justamente no aceptarla, o dicho de otra manera, no ser capaces de hacer un duelo por algún “no” que se topó en nuestro camino.

Tolerar la frustración, es ser capaces de enfrentar los problemas y limitaciones que tenemos a lo largo de la vida, a pesar de las molestias o incomodidades que nos causen y más allá de lo que hubiésemos deseado que sucediese.

La intolerancia, o la baja tolerancia a la frustración están asociadas, fundamentalmente, a dos cuestiones:  

1 Una percepción equivocada, distorsionada o exagerada de la situación que estamos viviendo, y sus consecuencias sobre nuestras vidas.
2 La creencia de que es horrible vivir el malestar, que nos enfermaremos de tristeza y no lo podemos ni queremos aguantar.  

Entrenándonos en frustración

Según sea nuestra relación con la frustración, determinará que la misma sea un factor constructivo o destructivo en nuestras vidas:

  Un no, leído como “yo no puedo, no es para mí” puede desencadenar sentimientos negativos como la agresión, la tristeza, la depresión, el retraimiento y la resignación, o la renuncia el escepticismo y la falta de ilusiones que son las caras menos tradicionales de este sentimiento.

  Un no, leído como un “todavía no” nos ayuda a movilizarnos con mayor fervor en la búsqueda de realización de un deseo y nos ayuda a la superación personal.

Las maneras de enfrentar la frustración dan cuenta de varios eventos psicológicos:
- Estado madurativo del individuo
- Desarrollo del pensamiento e inteligencia
- Desarrollo y autorregulación emocional
- Aprendizajes frente al rendimiento y el fracaso
- Estilo familiar
- Internalización de la cultura 
- Configuración de personalidad

Parta que esto sea posible, hay quienes sugieren pasos para este posible entrenamiento.

  1. El primer paso es ser consciente de ella, profundizar en nuestro modo particular de vivenciarla (pensamientos, sentimientos y actos), analizar las creencias que nos condicionan y ser capaces de poder aislarla de frustraciones pasadas.
  2. Distinguir deseos de necesidades. Si reaccionas de forma demasiado intensa ante las frustraciones, preguntate sino estás reaccionando como si tus deseos fuesen necesidades orgánicas que necesitan satisfacción y alivio inmediato, lo cual es erróneo y exagerado. Recordá que una necesidad es respirar, alimentarse, tener con qué vestirse, etc. De este modo sabrás distinguir lo que de verdad necesitas de lo que no.
  3. Controlar tus impulsos. Cuando sientas un impulso a hacer algo que es perjudicial, preguntate si de verdad lo necesitas y pensa en los resultados que tuviste cuando reaccionas así. Tratá de diferenciar si podes detenerte a pensar o ya es tan automático que ni siquiera sos conciente de tu “hacer”. Si realmente no podes detenerte, pedí ayuda y fundamentalmente dejate ayudar.
  4. Aprendé a transitar el dolor y entender el malestar. Trabajá en fortalecer tus pensamientos y tu madurez emocional para lograrlo. El aprendizaje nos obliga a disciplinarnos y avanzar paso a paso son una buena opción para vivir más felices.
  5. Controla tu ambiente. En el caso de problemas en el control de los impulsos, además de aprender a tolerar lo desagradable, es conveniente que controles también el ambiente que te rodea: mejorá tu alimentación, revisá el tema del consumo de cigarrillos, alcohol o drogas Revisá tu relación con el juego, con el manejo del dinero y el uso de tarjetas de crédito, así como también con tus reacciones nerviosas (taquicardia, sudoración, morderte las uñas, etc.)
Premiamos tu Solidaridad

Si te gusta lo que hacemos, colaborá con nosotros
y te premiamos por hacerlo con un Test Personalizado
R
egalo de Encontradores

Click Aquí para conocer los Test on-line

Informate



Perfil de Personalidades con Baja Tolerancia a la Frustración

L a baja tolerancia a la frustración implica una sensibilidad excesiva hacia todo lo desagradable, que funciona como una lente de aumento, magnificando el lado malo de cada situación.
Lo feo es espantoso, lo malo es horrible, lo molesto se torna insoportable.
De este modo, la vida de estas personas está llena de tragedias.
Con frecuencia se sienten de mal humor, agitados, ansiosos, tristes, resentidos, humillados o enfadados con el mundo que debería estar ahí para satisfacer todos sus deseos.
Se sienten víctimas, se quejan continuamente, culpan a los demás y al mundo. Por supuesto, esos sentimientos horribles e insoportables han de se evitados a toda costa. Se centran más en el ahora, en eliminar ese malestar en vez de centrarse en el bienestar que conseguirían a largo plazo si lograran tolerar la frustración.

Autoestima y Creencias
On Line
Te proponemos
una Actividad para
Conocer tus Creencias
para Fortalecer tu
Autoestima



Frustración e Inteligencia Emocional

Daniel Goleman en su libro La inteligencia Emocional en la Empresa dice que en un estudio hecho sobre 4.265 personas entre ejecutivos y obreros con carreras arruinadas, encontró que todos ellos tenían dificultades en controlar la frustración que le ocasionaría posponer la gratificación de sus impulsos. La firma que hizo este estudio recomienda que al seleccionar candidatos para puestos industriales de cualquier nivel, rechazar a los que tienen una auto-restricción baja, pues tienen posibilidades de originar problemas…!!


¿Cómo entrenarnos
con la frustración?

La tolerancia se fortalece, como cualquier músculo, trabajándola
y practicando.
Ante ciertas molestias o incomodidades, no busques de inmediato la solución.
No corras a medicarte ante el primer dolor de cabeza.
Conectate con el dolor que te produce la pérdida, no lo evadas. Date permiso para llorar y expresar tus sentimientos. Recordate que todos podemos aguantar el malestar, que quizá sea incómodo, pero no pasa nada si nos sentimos mal durante un periodo de tiempo.
El malestar alivia si lo dejamos fluir y l
a recompensa puede ser enorme a largo plazo

Impulsividad y Adicciones

Por supuesto, si alguien ve las cosas de este modo, no es extraño que sea una persona impulsiva, pues hacen lo que desean en el mismo momento en que ese deseo aparece en su mente sin ser capaces de soportar la espera. Si quieren algo, lo quieren ya. Por este motivo, la baja tolerancia a la frustración suele estar presente en problemas relacionados con la dificultad en el control de los impulsos, como adicciones, juego patológico, compra compulsiva, cleptomanía, piromanía, etc.

"Aprendamos
a Aprender"

- Actividad on Line Gratuita-
Te proponemos de participar
de una Actividad Gratuita que incluye una devolución personalizada **********************
Bienestar Emocional, Desarrollo del talento
y Recursos Creativos

y otros Talleres de
Desarrollo Personal

**********************

Oratoria, Resolución de Conflictos- Negociación e Inteligencia Emocional ; Comunicación Efectiva e Introducción al coaching
y otros Talleres de
Desarrollo Laboral
- Actividades On Line -
Informate


    

Si algo aprendí de las personas que realmente manejan muy bien su frustración,
fue la valentía para cuestionar sus creencias sobre el éxito y el fracaso,
y su capacidad para focalizarse en el logro de sus deseos.

Si algo quiero transmitir al entrenar capacidades emocionales, es la importancia de comenzar desde el lenguaje a cuestionar todos los pensamientos y sentimientos que aparecen después de un no,
partiendo de la base que en principio siempre enfrentamos un "todavía no".

Si algo me gustaría facilitar con este texto, es el espacio para que surjan preguntas sobre la historia de tus frustraciones, tu mirada al respecto y cómo elegís reaccionar a futuro;
pues lo creo un buen un modo de predecir tu futuro .

 

Fabiana Andrea Mendez

Ingrese su email si desea recibir nuestros Newsletters:
www.encontradores.com.ar
Comunidad Encontradores - Ciudad de Buenos Aires Argentina
comunidad@encontradores.com.ar
Sitio optimizado 1024x768
© Copyright  2010  Encontradores by Fabiana Andrea Mendez
Consultas y Sugerencias