Fortalecer la Autoestima
El desafío a ser uno mismo.

Hay un consejo que se les da a los techeros en Puerto Rico.
Te tienes que sentir cómodo cuando estés trepado en el techo, o te vas a caer.
Pero no te puedes sentir tan cómodo , que se te olvide que estás en un techo, porque te vas a caer.

Hace ya varios años que facilito procesos de desarrollo personal y laboral y, fortalecer la autoestima, resulta una de las claves del éxito. Por, eso elijo comenzar este 2010 hablando de de ella,
reflexionando sobre la importancia de reconocerla y potenciarla.
Ahora bien, no sería honesta, si al hablar del tema, no pusiese la autoestima en su real dimensión.
Es que como hoy está tan de moda nombrarla, en parte se la ha banalizado, o lo que es peor,
se la confunde con la omnipotencia.
Y pobre de quien se crea omnipotente, pues como los techeros excesivamente cómodos, se va a caer...

Si algo nos enseña la autoestima -o la contracara de la omnipotencia- es a reconocer nuestras limitaciones, pedir ayuda, preguntar, escuchar, respetar la autoridad, reconocer el conocimiento ajeno, ser responsables, cumplir las reglas acordadas y ante todo, a respetar las diferencias de los otros
y reconocerlos como semejantes: ni más ni menos.
Esta modo de elegir ser protagonistas de nuestra historia, más allá de ser "políticamente correcto",
es la consecuencia de que valoro mi lugar y exijo que se me respete.

Qué es la Autoestima?

Según el Diccionario de la Real Academia Española, se trata de la valoración generalmente positiva de sí mismo.

Autoestima es la valoración que tenemos de nosotros mismos,
de nuestra manera
de ser, de quienes somos. Es la valoración que hacemos del conjunto de rasgos corporales, mentales y espirituales
que configuran nuestra personalidad.

La autoestima comprende dos elementos psíquicos:
1. La consciencia que cada uno tenemos acerca de nosotros mismos , de cuáles son los rasgos de nuestra identidad, cualidades y características más significativas de nuestra manera de ser. Este grado de consciencia lo llamaremos autoconcepto.
2. El segundo componente es un sentimiento: El aprecio y amor que experimentamos hacia nuestra propia persona , la consideración que le damos a nuestros intereses, creencias, valores y modos de pensar.

Componentes de la autoestima

Componentes
Cognoscitivos

Componentes
Emocional/ Evaluativo

Componentes Conductual

Conocimientos
Opiniones
Creencias
Percepciones

Sentimiento Emociones Evaluaciones
Aceptación
Rechazo

Conductas Dirigidas
hacia el objeto

Auto-conocimiento
Auto-concepto
Auto-comprensión
Auto-imagen

Auto-aprecio
Auto-evaluación
Auto-valoración
Auto-aceptación

Auto-dirección
Autonomía Responsabilidad 

COMPONENTE COGNOSCITIVO: Se denomina Auto-conocimiento, auto-concepto, Auto-comprensión, Auto-imagen y Auto-percepción. Se refiere a la representación mental que nos formamos de nosotros mismos, es decir, al conocimiento que tenemos de los rasgos de nuestra personalidad, de lo que queremos, buscamos, deseamos y hacemos.
Las representaciones mentales (sensaciones percepciones, pensamientos, conceptos, juicios, razonamientos y opiniones) que las personas se hacen de si mismo pueden ser claras o vagas. Este último caso, los sentimientos que asociaran a dichas representaciones tendrán, con toda seguridad, las mismas cualidades que las representaciones que les sirven de soporte y las conductas derivadas no serán congruentes ni persistentes.

El primer paso para mejorar nuestra autoestima es conocernos mejor. Esto tiene mucho que ver con el
"Cómo nos vemos" y "Cómo nos gustaría ser".

COMPONENTE EFECTIVO EMOCIONAL Y EVALUATIVO DE LA AUTOESTIMA : Se denomina autoaprecio, autoevaluación, y autovaloración. Se refiere al proceso de evaluarnos, apreciarnos o valorarnos a nosotros mismos y a lo que sentimos al respecto. Y ello lo hacemos dentro de uno continuos con dos extremos opuestos: bueno y malo, justo e injusto, aceptable y rechazable, agradable y desagradable, entre otros.
La forma en que nos evaluamos y los sentimientos que ello nos produce tiene mucho que ver con nuestra historia personal, básicamente con nuestras experiencias infantiles, es decir, con un periodo de la vida en el que éramos indefensos y especialmente maleables. Padre, madre, maestro, maestro o cualquier otra persona adulta y significativa para nosotros, o todas juntas, nos programaron positiva o negativamente.

El segundo paso para mejorar nuestra autoestima es evaluarnos, justamente y aceptarnos tal como somos. Podemos hacer un esfuerzo y desprendernos de las apreciaciones que hicieron de nosotros los demás, independientemente de quien sea. Estamos en condiciones de independizarnos y ser autónomos en nuestra propia valoración.

COMPONENTE CONDUCTUAL DE LA AUTOESTIMA: El componente conductual de la autoestima es el elemento activo, instigador de conducta coherentes con los conocimientos y afectos relativos a nosotros mismos. Términos como independencia, autonomía y autodirección son adecuados para denominar este componente. La autoestima no es solo lo que pensamos y sentimos acerca de nosotros, también incluye lo que hacemos. Es mas, la mejor manera de identificar el nivel de autoestima es a través de su comportamiento.
No basta conocernos y querernos, es necesario que actuemos coherentes y congruentemente con los conocimientos y sentimientos que tenemos sobre nosotros mismos.

El Tercer paso para mejorar la autoestima es actuar.
Este actuar es sobre nosotros mismos, es decir, un cambiarnos a nosotros mismos que, ciertamente, implica un trabajo exigente y un esfuerzo considerable. Este cambiarnos a nosotros mismos, a veces y transitoriamente, produce miedo y sufrimiento ya que puede enfrentarnos con el mundo exterior especialmente con aquellas personas con las que nos relacionamos. Pero el resultado final casi siempre es satisfactorio.

Dimensión de la autoestima

Hablamos de dos dimensiones: Concepto propio y Valoración Ajena
La idea que tenemos acerca de quiénes somos o cual va a ser nuestra identidad, la fabricamos mediante la conducta que desarrollamos.
Cualquier comportamiento, hasta el más anodino y trivial, nos induce a efectuar una valoración subjetiva, la hacemos nosotros, los protagonistas. Esta valoración podemos hacerla conscientemente o inconciente, casi sin darnos cuenta. Sobre ella, va a incidir la valoración que también hacen los demás, que han sido observadores o receptores de los efectos y consecuencias de nuestra acción.

Así pues, acumulamos dos tipos de valoración: la propia y la ajena.
Ambas son subjetivas y, por tanto, relativas;
pero las dos son necesarias e importantes.

La valoración ajena es tan subjetiva como la que podemos hacer nosotros/as mismos/as sobre la acción de la que somos protagonistas.
Muchas veces, los observadores son jueces más benévolos que nosotros y, en otros momentos, sus juicios están sesgados y son deformes.
Hemos de tener cuidado y no dar por buena cualquier valoración ajena; pero, en cualquier caso, muchas valoraciones sirven para contrastar las propias y algunas son aceptables.

El Rol de la Crítica

Hemos de contar siempre y de antemano con la crítica. En nuestro marco cultural, reina una idea básica sobre el ser humano negativa, que nos predispone a percibir los defectos antes y mejor que los valores.

La crítica hay que atenderla y escucharla siempre, porque es el "papel de envolver" de un regalo que nos hace su autor: la orientación.

La crítica siempre nos pone en pista sobre cuales puedan ser nuestros retos inmediatos. Esto merece nuestro agradecimiento..
En otras ocasiones, la crítica destaca aspectos de nuestra realidad que nos habían pasado desapercibidos. Más para agradecer.
En otras circunstancias, la crítica nos advierte sobre cuáles son los límites de nuestra competencia. También se debe agradecer.

En cuanto a las críticas mal intencionadas, destructoras, que sólo buscan disminuir la autoestima, hemos de aprender a neutralizarlas a partir de , reconocer su contenidos y agradecerlos, y ser concientes que nuestra autoestima es demasiado sólida para que alguien pueda atacarla.

  Niveles de la autoestima

Nuestro nivel de autoestima puede ser alto o bajo, y consecuentemente cada uno incidirá en nuestra calidad de vida.

BAJA AUTOESTIMA: La baja autoestima impide o dificulta el actuar armónica y coherentemente, el ser conciente de nuestras posibilidades y necesidades reales, la confianza en nosotros mismos y la integración de nuestro ser, sentir y hacer.
La baja autoestima puede en un momento afectar la capacidad que tenemos para pensar, sentir o actuar en forma positiva.
ELEVADA O ALTA AUTOESTIMA: Una persona con elevada autoestima actúa de manera independiente, autónoma, se dirige a si misma y toma decisiones libremente en relación consigo misma, con sus objetivos y metas. Estas decisiones están basadas en el conocimiento que posee sus habilidades, de lo que desea hacer, de cómo lo quiere ejecutar y de cuando lo prefiere llevar a cabo, también, en la autoaceptacion que tiene de si misma.

La autoestima alta produce en la persona satisfacción, felicidad y placer, pero sin embargo la mejora de la autoestima a menudo y transitoriamente, puede causar dolor o sufrimiento.

Características de los Niveles de la Autoestima

  Autoestima Alta
Autoestima Baja
* Usa su intuición y percepción.
* Usa sus prejuicios.
* Es libre, nadie lo amenaza, ni amenaza a los demás.
* Se siente acorralado, amenazado, se defiende constantemente y amenaza a los demás.
*Dirige su vida a donde cree conveniente desarrollando habilidades que hagan posible esto.
* Dirige su vida siguiendo a otros, sintiéndose frustrado, enojado y agresivo.
* Es consciente de su constante cambio, adapta y acepta nuevos valores y rectifica.
* Inconsciente del cambio, es dirigido en sus valores y se empeña en permanecer estático.
* Aprende y se actualiza para satisfacer las necesidades del presente.
* Se estanca, no acepta la evolución, no ve necesidades, no aprende.
*Se relaciona con se sexo opuesto en forma sincera y duradera.
* Tiene problema para relacionarse. Si lo hace, es en forma posesiva, destructiva y superficia.
* Ejecuta su trabajo con satisfacción, lo hace bien y aprende a mejorar.
* Ejecuta su trabajo con insatisfacción, no lo hace bien ni aprende a mejorar.
*Se aprecia y se respeta y así a los demás.
* Se desprecia de si mismo y de los demás.
* Se percibe como único y diferente.
* Se percibe como copia de los demás y no acepta que los otros sean diferentes.
* Conoce, respeta y expresa sus sentimientos y permite que lo hagan los demás.
* No conoce sus sentimientos, los reprime,
o deforma. No los acepta en los otros.
* Toma sus propias decisiones y goza de el con éxito.
* No toma decisiones, acepta las de los demás, culpándolos si algo sale mal.
* Acepta que comete errores y aprende de ellos.
* No acepta que comete errores, o se culpa y no aprende de ellos.
* Asume sus responsabilidades y eso le hace crecer y sentirse pleno.
* Diluye sus responsabilidades, no enfrenta su crecimiento y vive una vida mediocre.
* Tiene capacidad de Autoevaluarse y no tiende a emitir juicios de otros.
* No se autoevalúa, necesita de la aprobación de otros, se la pasa emitiendo juicios de otros.
* Controla y maneja sus instintos, tienen fe en que los otros lo hagan.
*Se deja llevar por su instinto, su control esta en manos de los demás.

Los Riesgos de la Omnipotencia

Lamentablemente muchas personas creen que un exceso de autoestima es negativo. Nada más lejano a esa creencia: la alta autoestima es muy beneficiosa tal como lo planteamos en el cuadro anterior.

Lo que si es muy negativo, es la tendencia a ocultar el dolor que padecemos, racionalizando la conducta y creando la apariencia de
autoconocimiento, autoaprecio y auto aceptación.
Quienes hacen esto utilizan mascaras, parodias o disfraces de autoestima.

El más peligroso de estos disfraces es la omnipotencia: un mecanismo de defensa por el que cual individuo se enfrenta a conflictos emocionales y/o a amenazas de origen interno o externo, pensando o actuando como si dispusiera de poderes o capacidades especiales y fuera superior a los demás. Quizá, de este sentimiento de superioridad surge el error de interpretación.
Nada más lejano a un exceso de autoestima creer que se cuenta con el poder absoluto, la verdad revelada y una superioridad sobre el resto.
Por el contrario, aquí se aparece como contrapartida necesaria a dicha creencia, la sensación de impotencia total....
Entonces no hay dudas que en realidad se trata de Baja Autoestima.
Una vez, alguien me dijo que la autoestima y la omnipotencia se ubicaban en ambos platillos de una balanza, resultando la siguiente relación:

Alta Autoestima = Baja Omnipotencia
Baja Autoestima = Alta Omnipotencia

 

Seminario online (Webinar)
- Abierto y Gratuito -

Fortalecer la Autoestima
El difícil arte de ser uno mismo.
Se realizará el día sábado
27 de Febrero de 11 a 13 hs.
facilitado por la
Lic. Fabiana Andrea Méndez, especialista en Desarrollo Personal y Laboral.
Inscribite


La Autoestima es:
1. La confianza en nuestra capacidad de pensar, en  nuestra capacidad de enfrentarnos a los desafíos básicos de la vida.
2. La confianza en nuestro derecho a triunfar y ser felices;
el sentimiento de ser respetables, de ser dignos, y de tener derecho a afirmar nuestras necesidades y carencias, a alcanzar nuestros principios morales y a gozar del fruto de nuestros esfuerzos.

La autoestima tiene dos componentes relacionado.:
1 - La sensación de confianza frente a los desafíos de la vida:
la eficacia personal.
2 -La sensación de considerarse merecedor de la felicidad:
el respeto a uno mismo.

La eficacia personal es la confianza en el funcionamiento de mi mente, en mi capacidad para pensar y entender, para aprender, elegir y tomar decisiones; confianza en mi capacidad para entender los hechos de la realidad que entran en el ámbito de mis intereses y necesidades; en creer y confiar en mí mismo.
El respeto a uno mismo es reafirmarme en mi valía personal; es una actitud positiva hacia el derecho de vivir y de ser feliz; el confort al reafirmar de forma apropiada mis pensamientos, mis deseos y mis necesidades; el sentimiento de que la alegría  y la satisfacción son derechos innatos naturales.El respeto a uno mismo no es la ilusión de que somos perfectos o superiores a los demás, no es ni comparativo ni competitivo.

Extracto -  Nathaniel Branden 
Los Seis Pilares de la Autoestima


ORIGEN

El concepto de autoestima se forma en los seres humanos a partir de los cinco años de edad como una visión predominante del mundo que los rodea. La forma como se dé esta perspectiva los invitara a pensar que el mundo es un lugar seguro o peligroso, realidad que los lleva a interactuar de manera positiva o negativa. Durante los primeros años de vida, los éxitos y los fracasos, y la forma de como somos tratados en cada ocasión por nuestra familia, maestros, amigos dan como resultado la creación de la imagen de nosotros mismos que llevamos dentro, y en consecuencia, a establecer un nivel propio de autoestima. Por esto la calidad de las experiencias vividas durante la infancia juegan un papel predominante en el establecimiento de este nivel de autoestima.
Cada una de estas etapas aporta sus propias impresiones, sentimientos e incluso, se envuelve dentro de complicados razonamientos.
El resultado es un sentimiento generalizado de valor o de incapacidad.

Todo niño construye al crecer su propio concepto de sí mismo.
En principio se forma una idea de quién es, si gusta o no, si es aceptado o no. Poco a poco irá creándose expectativas acerca de sus posibilidades. Después se encontrará bien, consigo mismo o por el contrario a disgusto con lo que es y lo que hace. Se preparara a disfrutar los retos de la vida con facilidades para la empatía, con creatividad, intentando superar cualquier problema; o se preparara para vivir signado a padecer, a lamentarse, a ver lo negativo, a abrumarse ante cualquier problema, aprenderá a retirarse. Tendrá dos posiciones emocionales básicas, poseerá una autoestima positiva o una autoestima negativa.
Cuando somos niños vamos moldeando el concepto de nosotros mismos como personas únicas. Canalizamos nuestras emociones y sentimientos hacia nuestra propia persona. Al crecer moldeamos esas conductas, pero es en la infancia cuando estamos creando las bases que habrán de perdurar en el tiempo. Tanto los padres y como los educadores tienen una responsabilidad importante en el aspecto de formación de la autoestima del niño, ya que son
ellos lo que van a moldear la propia imagen que los niños se crean de sí mismos.
Teniendo esto siempre presente, se debe tener especial cuidado con los niños, sobre todo en cada una de las cosas que ellos dicen, hacen o piensan.

La OMNIPOTENCIA

Al decir que alguien es omnipotente , se afirma una en la persona. Es decir, sumo poder, poder total, poderlo todo, poder para todo.
Esto, además de imposible, tiene como contrapartida necesaria la sensación de impotencia total.
Tampoco es correcto hablar de fantasías de omnipotencia, ya que las fantasías son factibles de realizarse, resolverse, conseguirse, esto es más de lo mismo: subyace la polaridad omnipotente/impotente.
En los momentos en que se adopta la imagen de omnipotencia es muy posible que la persona -en una especie de corrida hacia adelante- tenga mucha energía y le salgan bien las cosas, cuestión que tapará lo que le va saliendo mal y más que nada el tendal de gente que va dejando a un lado con el ímpetu de su disparada.
Es cuando alguna de estas últimas situaciones se hacen evidentes que se desemboca en
la sensación de impotencia total.
De esta manera la persona alterna entre momentos de bienestar y malestar según la polaridad (omnipotencia/impotencia) predominante y esto además repercute en su entorno.
Con estas características se puede estar bien un tiempo tan largo o corto según sea la vida de esa persona. Eso sí, en algún momento esto revierte en contra, en lo personal y en el sentido de haber dejado lesionadas a personas queridas.
Decir que alguien tiene que "dejar de ser omnipotente" es afirmar que lo es, lo cual tecnicamente, es un contrasentido que
reafirma esa ilusión.

"Aprendamos
a Aprender"

- Actividad on Line Gratuita-
"Claves para el Bienestar Emocional"

y otros Talleres de
Desarrollo Personal

"Técnicas para la Resolución de Conflictos"
y otros Talleres de
Desarrollo Laboral
- Actividades On Line -

Informate


Fuentes de Información
La conceptos correspondientes a definiciones de la Autoestima fueron tomados textualmente de
"Autoestima" - Publicación de Yelitze Quintero - Guatire, Agosto de 2008 - Republica Bolivariana de Venezuela.

"Reflesxiones sobre Autoestima" Francisco Massó -

"Los Seis Pilares de la Autoestima"- TextoNathaniel Branden -

    

 


 

 

 

 

Como ven, fortalecer la autoestima, no se reduce a decirme cada mañana me quiero mucho.
Se trata de un camino que -aunque nunca lo hayamos recorrido - puede desarrollarse a partir del momento en que tomemos la decisión de conocernos y valorarnos.
Y ese camino es posible.
No importa cual sea tu presente, tu pasado o lo que alguna vez imaginaste como tu futuro.
Simplemente, basta que lo desees yconcentres tu energía en dar el primer paso:
pedir ayuda y aceptar recibirla.

Fabiana Andrea Mendez

Ingrese su email si desea recibir nuestros Newsletters: