Home Encontradores

El Síndrome de Peter Pan.

Madurar no es una cuestión de edad. No importa si tienen 30, 40, 50 y por qué no más y, sin embargo, se resisten a madurar y a tomar compromisos.

En 1983, el psicólogo norteamericano Dan Kiley denominó como "Síndrome de Peter Pan" al conjunto de rasgos que tiene aquella persona que no sabe o no puede renunciar a ser hijo para empezar a ser padre. 

El hombre/niño que se resiste a crecer, incapaz de cuidar y proteger a nadie, ni de intercambiar roles igualitariamente en el contexto de una pareja.

Pero los peter's pan´s no están solos...
Siempre encuentran una Wendy dispuesta a acompañarlos.

Fue el mismo Kiley quien un año más tarde describió el "Síndrome de Wendy" que representa un modelo de la mujer que, a falta de controlar su propia vida, hace esfuerzos por controlar la de su pareja a través de un papel maternal

Peter Pan, en su esencia, describe un rasgo fundamental del desarrollo de cualquier ser humano. "La crisis de crecimiento", que muchas veces nos propone el refugio en la fantasía, la "atemporalidad" o la evitación del dolor de las pérdidas....

¿Quién no fantaseó alguna vez con encontrar el País de Nunca Jamás?
Y de hecho, no está mal desearlo; es más, en momentos difíciles resulta
casi milagroso inventarlo de a ratitos.

Sin embargo, no podremos permanecer allí por siempre. En algún momento, será tiempo de volver a casa, asumir la realidad, elaborar las pérdidas y permitirnos que el dolor pueda expresarse.
Una posibilidad que nos ayudará a madurar de un modo

Por eso, mientras los Peter´s Pan's decidan quedarse en su país de Nunca Jamás, les ruego a las Wendy no seguirlos....
Quizá sea tiempo de tomar distancia, y atreverse en soledad a escribir su propio cuento.




Ingrese su email si desea recibir nuestros Newsletters:

Home Encontradores
Coach
Actividades
Nocedades
Textos
Eventos