Home Encontradores

Un regalo en colores.

Una vez, tuve la necesidad de quitar los grises en mis relaciones; conocía muy bien su efecto siniestro. Entonces opté por la lógica blanco/negro, lo cual me reproché una y mil veces, frustrada de tanto fracasar.

A ese punto, ya no me quedaban recursos; había cruzado una línea de la cual resulta imposible retornar; definitivamente mi vida se había decolorado.

Dios quiso que yo conociese muchos colores de chiquita: la alegría de la abuela Carmen, el recuerdo de tipo amiguero de mi papá, la capacidad infinita de dar amor de mi vieja y las anécdotas preciosas que guardo en mi corazón de tiempos de mi primaria

Y después hubo tantos y tan luminosos momentos con mis sobrinos..... Aún no puedo entender cómo de pronto en mis días todo se obscureció.

Pero la luz puede volver....
En tanto no hubo culpables; todos fuimos víctimas y victimarios a la vez.
Lo más triste es la tristeza de una historia en la cual todos salimos lastimados.

Pero la luz va a volver....
En tanto se que Dios va a pintarnos un arcoíris y regalarnos una revancha a todo color.



Ingrese su email si desea recibir nuestros Newsletters:
Home Encontradores
Coach
Actividades
Novedades
Textos
Eventos