Home Encontradores

Ante-ojos.

Me asombro ante el poder de mis anteojos. Sacan a luz esa parte de la realidad que hasta entonces permanecía oculta.

Me asombro ante la autoridad de mis anteojos. Someten mi mirada, la relegan a un segundo plano; le quitan ese protagonismo controlador que tanto daño hace.

Me asombro ante la valentía de mis anteojos. Encausan la mirada del otro, la limitan; sin decirlo dicen que hay un lugar al cual no es posible acceder.

Me asombro ante la sabiduría de mis anteojos. Conocen el poder del ocultar/ mostrar/ ocultar a su debido tiempo, siguiendo la lógica que el corazón impone.

Me asombro ante la humildad de mis anteojos. Nunca se jactan de su labor, del rol que ocupan, de la dependencia que me generan.

Me asombro ante la desfachatez de mis anteojos. No le piden permiso a la nariz ni a las orejas para acomodarse y guiar mi andar.

Me asombro ante el marco de mis anteojos; sólo por eso, aún no me animo a usarlos..




Ingrese su email si desea recibir nuestros Newsletters:
Home Encontradores
Coach
Actividades
Novedades
Textos
Eventos