La Argentina Resiliente

Algo más que el milagro del Bicentenario


Hace tiempo que elijo escribir sobre "la resiliencia" en los finales de año.
Y este en particular, quiero hacerlo focalizándome en las comunidades resilientes....

La resiliencia es la capacidad que tienen las personas de recuperarse o adaptarse y aún salir fortalecido, de una situación de adversidad, trauma, tragedia, amenaza, o de tensión significativa, como problemas familiares o de relaciones personales, problemas serios de salud o factores estresantes de trabajo o financieros.

En sociología e se denominan "comunidades resilientes" a las características de determinadas sociedades para soportar y sacar provecho de problemas como catástrofes naturales, atentados terroristas y duras crisis institucionales, políticas o económicas.

Son aquellas capaces de recrear su cultura en la relación con otras y permanecer en el tiempo adaptándose a nuevos contextos. Sobre la base de la reafirmación de su identidad, aprendiendo de otros y/o revirtiendo contextos que le son adversos.

Se considera que las comunidades resilientes han contado con una especie de escudo protector surgido de sus propias condiciones y valores, lo que les permite metabolizar el evento negativo y construir sobre él.

Desde esta perspectiva, la resiliencia comunitaria, no es un atributo que podemos tener o no de manera azarosa. Somos más resilientes mientras más factores protectores priman en nosotras y nosotros cuando tenemos que responder ante las adversidades.  

Son las políticas de estado, las responsables de desarrollar y apuntalar los factores protectores individuales y colectivos para promover personas y sociedades resilientes, que con esperanza reviertan las situaciones difíciles .

Un modelo de país que los argentinos deberíamos proponernos desarrollar este bicentenario.

Cómo promover
Comunidades Resilientes

Los ambientes claves para para fortalecer la Resiliencia

* ESCUELA
* FAMILIA
* COMUNIDAD

La resiliencia estratégica no es responder a una situación de crisis, es tener la habilidad de anticiparse a las situaciones, una comunidad resiliente es la genera cambios constante sin ser traumáticos, debe ser una evolución constante de la comunidad y de sus miembros.
Dentro de las comunidades actúan diferentes grupos (grupos deportivos, religiosos, culturales, educativos, recreacionales y otros) que hacen vida social dentro de la misma y los cuales ejercen en papel protagónico para su desarrollo; para lograr la articulación de estos grupos en función de la estrategia en la es importante estar articulados por políticas públicas que fomentan su interrelación. La mejor forma de hacerlo, es tener una estructura de RED, su principal característica es la particularidad de en su variedad, adaptabilidad y el hecho que comparten pocas características.

Las posibilidades de que esto suceda, dependen fundamentalmente de la voluntad política y del liderazgo que ejerza la case dirigente:

"El liderazgo es el uso inteligente del poder. Poder es la capacidad de convertir la intención en realidad y sostenerla"
Warren Bennis

Según experiencias concretas en este sentido, como la ESTRATEGIA ANDINA (Un exitoso programa 2008-2013, que rescata la agricultura ecológica en las comunidades andinas de Perú) reconoce que un programa resiliente requiere ser diseñado para el fortalecimiento de la institucionalidad, la ciudadanía y la confianza. La institucionalidad orientada a propiciar un sistema  basado en:

1) La acción colectiva para la toma de decisiones en la gestión y ordenamiento del territorio, las zonas y sistemas de producción y sus modelos de desarrollo.
2) La gestión eficiente, transparente, equitativa y sostenible del potencial humano, los bienes naturales, recursos financieros y una efectiva rendición de cuentas programática y financiera.

El fortalecimiento de la ciudadanía que incorpore el respeto a las formas institucionales comunitarias y su integración al sistema de derecho formal, a los mecanismos de intercambio y reciprocidad que subsisten al margen del "mercado" y sistema de incentivos y sanciones para la convivencia social en un marco de derechos y deberes.

Reconocimiento de los comportamientos y de los valores individuales y comunitarios que generan transparencia y confianza en la gestión de la comunidad y en el ejercicio de la representación.

 

Pilares de las
Comunidades Resilientes

En Latinoamérica, los primeros planteamientos sobre resiliencia surgen alrededor de 1995.
Para estos investigadores, la resiliencia es comunitaria y puede obtenerse como un producto de la solidaridad social, que se hace evidente en los esfuerzos colectivos de algunos pueblos a la hora de enfrentar situaciones de emergencia.
Este enfoque que entiende el proceso salud-enfermedad como una situación colectiva causada por la estructura de la sociedad y por los atributos del proceso social.

Desde esta perspectiva, se considera que las comunidades resilientes han contado con una especie de escudo protector surgido de sus propias condiciones y valores, lo que les permite metabolizar el evento negativo y construir sobre él.
Los pilares fundamentales de este enfoque son:

· Autoestima colectiva: referida a la satisfacción con la pertenencia a la comunidad

· Identidad cultural: incorporación de costumbres, valores y demás, que se convierten en componentes inherentes del grupo.

· Humor social: capacidad de algunos grupos o colectividades para encontrar la comedia en la propia tragedia. Es la capacidad de expresar con elementos cómicos la situación estresante logrando un efecto tranquilizador.

El valor de desarrollar
Comunidades Resilientes

Con el paso del tiempo y los avances en las investigaciones sobre el estrés se llegó a la conclusión de que el concepto de invulnerabilidad era insostenible en los seres humanos, ya que al ser la susceptibilidad al estrés un fenómeno gradual, el valor del agente estresor no es el mismo para todas las personas y, por lo tanto, nadie tiene una resistencia absoluta a él.

La posibilidad de entender la vulnerabilidad, el riesgo y sus implicaciones sobre la salud tiene consecuencias políticas y socioculturales importantes que se manifiestan a la hora de diseñar e implementar estrategias de intervención.

En cuanto al concepto de adversidad, se asimila al de riesgo. La adversidad puede designar una constelación de muchos factores y puede ser objetiva o subjetiva:

Existen condiciones físicas reales de adversidad como las derivadas de una catástrofe,
o situaciones que se convierten
en adversidades a partir de las
interpretaciones que se hacen de ella.

Por ello, algunos investigadores insisten en la necesidad de definir, para cada proyecto, lo que se entenderá por adversidad y la manera como será abordada.

Para muchos autores la vulnerabilidad y la protección son procesos interactivos que se relacionan en momentos claves de la vida de una persona o una comunidad.

En esta línea, los mecanismos protectores se entienden como los recursos ambientales que están disponibles para las personas y las fuerzas que éstas tienen para adaptarse a un contexto y que operarían a través de tres mecanismos diferentes:

· El modelo compensatorio: en el que los factores estresantes y los atributos individuales se combinan y pueden conducir a una reducción del estrés,

· El modelo de desafío: en el que el estrés es tratado como un potencial estimulador de competencia, y

· El modelo de inmunidad: en el que hay una relación condicional entre estresores y factores protectores.

Promover Resiliencia
es Promover la Salud

La promoción de la resiliencia se considera muy cercana a la promoción de la salud, a tal punto que ha generado conflicto entre investigadores, políticos y quienes trabajan en la implementación de los programas de salud.
Este conflicto se hace presente, de manera creciente, en organizaciones nacionales e internacionales, a medida que el interés por los fondos y las decisiones sobre los servicios va emergiendo y requiriendo resoluciones y mandatos.

El fin de la promoción de la resiliencia es desarrollar la capacidad humana de enfrentar, sobreponerse y ser fortalecido, e incluso transformado, por las experiencias de adversidad. En este sentido, la promoción de la resiliencia, al igual que la promoción de la salud, "no es tarea de un sector determinado"

La tendencia es a integrar el enfoque de la resiliencia en las acciones sociales, educativas y de salud que abarquen a los sujetos individuales de todas las edades, desde la primera infancia hasta la tercera edad, pero también a las familias, e incluso a las comunidades.
Sin embargo, mientras que existe una relativa claridad con respecto a lo que se entiende por promoción de la salud, ese no es el caso de la promoción de resiliencia.

Considerar la resiliencia como un proceso que puede ser promovido requiere estudios que permitan dilucidar las dinámicas inmersas en el proceso de adaptación para que puedan ser replicadas y promovidas en contextos similares.
Además, significa que no es una simple respuesta a una adversidad sino que incorpora aspectos como:

Las sugerencias de algunos investigadores para promover la resiliencia son:

· Aumentar el conocimiento y la comprensión de las razones por las cuales algunas personas no resultan dañadas por la deprivación, y conocer la dinámica o los mecanismos protectores que subyacen a la resiliencia.

· Problematizar la noción de protección, ya que ésta, como tradicionalmente se ha concebido, deja al niño vulnerable y sin capacidad suficiente de respuesta para los problemas de la vida. Trabajando con adolescentes se ha hecho notar que en aquellos que de niños han experimentado adversidad, el proceso de transición de la niñez a la adolescencia es un período de fecundas posibilidades para intervenciones que abren nuevas oportunidades de desarrollo que favorecen la resiliencia.

· Identificar la relación entre factores protectores y de riesgo en momentos determinados del ciclo vital, valorar las consecuencias positivas de la exposición al estrés, e implementar, de manera decidida, acciones de prevención primaria con recursos propios, convencidos de que ello no requiere grandes intervenciones externas en los contextos naturales.

· Diseñar políticas de intervención que intenten alterar el balance presente de las personas que oscilan entre vulnerabilidad y resiliencia, ya sea disminuyendo la exposición a situaciones de vida provocadoras de estrés y que atentan contra la salud mental, o bien aumentando o reforzando el número de factores protectores que pueden estar presentes en una situación dada.

· Retroalimentar las acciones educativas para fomentar la resiliencia, identificando los mecanismos que han actuado como moderadores y/o protectores frente a las situaciones que acarrea frecuentemente la pobreza, y la importancia de la detección temprana de posibles desórdenes permanentes en los niños. Incorporar a la familia en el trabajo con los hijos y orientar comportamientos activos en cuanto a promover el desarrollo integral de los niños.

 

Seminario online (Webinar)
La Resiliencia
Una capacidad que todos podemos desarrollar
Lee la síntesis de esta conferencia que encara el fenómenos desde lo individual

Click Aquí


Experiencias
Resilientes I

La experiencia de la OIT en América Central ha puesto de manifiesto la eficacia de la acción voluntaria de organizaciones laborales y comerciales para fomentar la colaboración de entidades públicas y privadas con el fin de reconstruir y renovar la infraestructura económica, dañada por la mala gestión gubernamental, la pobreza y la polarización económica. En las situaciones postconflicto, tanto las organizaciones de trabajadores como las patronales han promovido el voluntariado para la integración de excombatientes y otros grupos vulnerables, por ejemplo mujeres y discapacitados, mediante formación, búsqueda de trabajo y colocación. Como muestran los ejemplos anteriores, el voluntariado y la carga de confianza y reciprocidad por él generada tienen un efecto altamente positivo en el comportamiento económico y social de una comunidad, estimulando así el crecimiento económico de base amplia y la cohesión social, aspectos que constituyen el núcleo del principio de resiliencia.


Experiencias
Resilientes II

La UNESCO, en colaboración con el Programa VNU, ha puesto en marcha un programa para que el proceso de resolución de conflictos eche raíces en la sociedad de Burundi. Una de las iniciativas ha sido formar a funcionarios del Estado y a actores de la sociedad civil para que sean capaces de resolver y prevenir conflictos mediante el diálogo social. VNU nacionales e internacionales trabajan también llevando este mensaje a escuelas de zonas rurales, donde intentan inculcar en las mentes de los jóvenes de Burundi el principio de la resolución de conflictos. En 1996, la UNESCO adoptó la rehabilitación de bienes culturales como medio de fomentar la resiliencia y asignó a VNU para restaurar lugares históricos en las comunidades de Punjab, India, en las que conviven diversas etnias. Fomentando la ayuda mutua entre las diferentes culturas, el programa ha contribuido a la reconciliación social en una zona fuertemente marcada por la mezcla de grupos étnicos y religiosos.



Experiencias
Resilientes III

Los Voluntarios se han convertido en socios importantes para los gobiernos que intentan inculcar en sus instituciones la capacidad para gestionar situaciones de crisis.
Tras 13 años de guerra civil entre el Gobierno y diversos grupos insurgentes, se encomendó a un grupo de VNU peruanos la tarea de ampliar el alcance de la Oficina Nacional del Defensor del Pueblo.

La Oficina, que había recibido el encargo de potenciar la capacidad de respuesta del Gobierno a las necesidades del pueblo peruano, no disponía de medios para poder llegar a muchas regiones aisladas de los Andes y la Amazonia.

La ausencia del Defensor del Pueblo en zonas remotas del país limitaba la capacidad de la Oficina para ocuparse rápida y eficazmente de las quejas de los ciudadanos. La situación de relativa paz que se disfruta en los últimos tiempos y el informe de la Oficina sobre la limpieza de las elecciones nacionales del año 2001 dan testimonio de la capacidad de los voluntarios para conectar los mecanismos del Estado y la comunidad, creando una estructura de supervisión nacional viable y creando resiliencia en los organismos del Estado responsables de tratar los problemas de las comunidades más remotas de Perú.


Experiencias
Resilientes IV

En el sur del Cáucaso, por ejemplo, mujeres desarraigadas han desempeñado un papel decisivo en la rehabilitación y construcción de la infraestractura social.

En Azerbaiyán, un grupo de mujeres lleva trabajando voluntariamente desde 1998 para la construcción de escuelas para niños y en Georgia, mujeres refugiadas han reconstruido centros culturales, lo que ha revitalizado la vida cultural y proporcionado un local de reuniones para las organizaciones de la comunidad.

En Armenia, mujeres refugiadas con experiencia en enfermería han servido con carácter voluntario como personal en centros médicos, recibiendo a cambio de las ONG una formación adicional que les facilita una eventual integración en estructuras sanitarias más institucionalizadas.



Claves para el Bienestar Emocionl - On Line

Actividad Individual
Se realizará en Enero y Febrero
(Consultá por este y otros Talleres )
Más Información

Informate


Otras Actividades

Junto a UCIS
(Unidad capacitadora
Integral en Salud)

Cursos de Capacitación en Salud, con Certificación Nacional:
En Santa Rosa, Castex, General Roca, General Pico, Río Cuarto y proximamente en la Ciudad de Buenos Aires, Villa Mercedes y Villa María

Auxiliar de Enfermería,
Auxiliar de Farmacia,
Agente de Propaganda en Farmacia, Promotor en Salud o Coaching Sanitario,
Auxiliar Gerontológico
Técnico en Estrés Laboral
entre otros.

Informate


Fuente de Información

* Artículos Publicados sobre la Oit sobre resiliencia social

Más información
Click Aquí

 

 


 

 

 

 

La elección de este tema, tiene que ver con la elección de una mirada esperanzadora, realista que le exige a la política ocuparse de lo posible.

Promover la resiliencia comunitaria es una estrategia de acción política que implica trabajar directamente en la promoción de la salud, entendiendo a la salud como el bienestar físico, psíquico y social de las personas.

La Argentina resiliente, es la que me gustaría dejarle como herencia a las futuras generaciones.

Fabiana Andrea Mendez

Ingrese su email si desea recibir nuestros Newsletters: