Si soy así, que voy a hacer
¿Puede cambiar la personalidad?

"Pobrecito, mi hijo no tiene personalidad " -, -" Mi suegra tiene un carácter podrido, no hay nada que hacer” - “Él es así, es su personalidad, no va a cambiar nunca"–

¿Quién no pronunció, o al menos escuchó, alguna de estas frases?

-"Pobrecito, mi hijo no tiene personalidad " ;"Mi suegra tiene un carácter podrido, no hay nada que hacer"
"Él es así, es su personalidad, no va a cambiar nunca"

¿Quién no pronunció, o al menos escuchó, alguna de estas frases?

Lamentablemente, usamos en lo cotidiano palabras como "personalidad, carácter, temperamento", como una "verdad revelada", para juzgarnos o juzgar a los otros, sin permitirnos ninguna reflexión al respecto.
Per, "ese tipo de saberes", lejos de ayudarnos, nos impiden generarnos nuevas preguntas frente a lo que queremos cambiar.

Dar lugar al "no se" es el gran motor del aprendizaje,
y el aprendizaje es, justamente, la capacidad de poder hacer algo diferente,
de transformar la realidad que nos condiciona.

Vale entonces que revisemos y, quizá reformulemos, nuestras creencias acerca de la personalidad.

Definiendo la Personalidad

Resulta claro plantear que las relaciones humanas son un reflejo directo de la personalidad, sin embargo las cosas se complican, cuando queremos definir el real alcance de la misma.

El concepto de personalidad, es una de las categorías más polémicas y complejas de la psicología, pero incluso diferentes teorías coinciden en que por ella, nos distinguimos de los demás, pues cada uno tiene una personalidad propia y peculiar.

En este caso, vamos a revisar la definición de W. Allport , según la cual: "La Personalidad es la organización dinámica, en el interior del individuo, de los sistemas psicofísicos que determinan su conducta y su pensamiento característicos."

Revisando esta definición podemos afirmar:  

•  que la personalidad es de naturaleza cambiante : es una organización dinámica.

•  que es algo interno , no de apariencia externa.

•  que no es exclusivamente mental, ni exclusivamente neurológica sino que su organización exige el funcionamiento de mente y cuerpo como unidad .

•  que los sistemas psicológicos son tendencias determinantes que dirigen y motivan la acción.

•  que la conducta y el pensamiento son característicos de cada individuo, y que en ellos se refleja su adaptación al ambiente, a la vez que son formas de acción sobre él .

Destaquemos entonces que en la génesis de toda personalidad , se encuentran elementos de origen hereditario , su parte genética que es el temperamento y por otras características aprendidas que son el carácter.

•  La herencia proporciona una constitución física y una dotación genética, mediante las cuales se va a captar el mundo y a responder ante él.

•  El ambiente proporciona elementos de interpretación, pautas para dar significado a los estímulos, y determinar formas de respuesta.

•  La influencia simultánea de lo hereditario y lo ambiental a través del tiempo y del espacio, van dando origen y determinando la personalidad.

No importa que teoría tomemos - las que ponen el acento en el temperamento o las que lo hacen en el carácter - , siempre algo puede cambiarse y en ese sentido, vale la pena intentarlo.

Los enemigos más poderosos de la posibilidad de cambio, son los aprendizajes anteriores, que actúan como una verdadera barrera, difícil de franquear.

La mayor parte de las veces, es necesario "desaprender" ciertas creencias que condicionan nuestra visión sobre los propios aprendizajes y los de los otros. ¿O qué mejor ejemplo que quien dice: - No, él no aprende, más.-?

Si crees que nos se puede, difícilmente puedas capitalizar lo que aprendes.

Ahora bien, en algunas circunstancias, podríamos decir que la personalidad se rigidiza y aparecen los llamados trastornos de personalidad.

Es cierto que cada uno de nosotros, tiene patrones característicos de percepción y de relación con otras personas y situaciones (rasgos personales). Por ejemplo, algunas personas tienden a responder siempre a una situación problemática buscando la ayuda de otros, otras justamente evitan a los demás. No faltan quienes minimizan los problemas, y quienes los exageran.

Más allá de esto, está constante de carácter claramente puede diferenciarse de la rigidez: Los trastornos de la personalidad se caracterizan por patrones de percepción, reacción y relación que son relativamente fijos, inflexibles y socialmente desadaptados, incluyendo una variedad de situaciones.

Aunque la gente tiende a responder siempre del mismo modo a una situación difícil, la mayoría es propensa a intentar otro camino si la primera respuesta no es satisfactoria.

En contraste, las personas con trastornos de la personalidad son tan rígidas que no pueden adaptarse a la realidad, lo cual debilita su capacidad de actuar eficazmente.

Sus patrones desadaptados de pensamiento y comportamiento se hacen evidentes al principio de la edad adulta, frecuentemente antes, y tienden a durar toda la vida. Son personas propensas a tener problemas en sus relaciones sociales e interpersonales y en el trabajo.

Estas personalidades, generalmente no son conscientes de que su comportamiento o sus patrones de pensamiento son inapropiados; por el contrario, a menudo creen que sus patrones son normales y correctos, e incluso tienden a sugerírselos a otros.

Con frecuencia, son los familiares o los asistentes sociales, quienes los envían a recibir ayuda psicoterapéutica, porque su comportamiento inadecuado causa dificultades a los demás.

El tratamiento de estos trastornos es bastante difícil y suele demorarse ya que, tratándose de cambios  de carácter, el individuo tendrá que cambiar su propia forma de ser para que el tratamiento sea efectivo. 

 

Temperamento
vs. Carácter

El temperamento consiste en la herencia biológica recibida y, por lo tanto, es difícil de cambiar o de modificar. Millon (1993) lo describe como «el material biológico desde el cual la personalidad finalmente emerge. Se puede decir que incluye el substrato neurológico, endocrinológico y bioquímico desde el cual la personalidad empieza a formarse.»
El carácter (término derivado de una palabra griega que significa grabado) se forma por los hábitos de comportamiento adquiridos durante la vida. Millon piensa que el carácter «puede ser considerado como la adherencia de la persona a los valores y a las costumbres de la sociedad en que vive.

Criterios Dianosóticospara un F60 - Trastorno de Personalidad

A. Un patrón permanente de experiencia interna y de comportamiento que se aparta acusadamente de las expectativas de la cultura del sujeto. Este patrón se manifiesta en dos (o más) de las áreas siguientes:
1. cognición (p. ej., formas de percibir e interpretarse a uno mismo, a los demás y a los acontecimientos)
2. afectividad (p. ej., la gama, intensidad, labilidad y adecuación de la respuesta emocional)
3. actividad interpersonal
4. control de los impulsos
B. Este patrón persistente es inflexible y se extiende a una amplia gama de situaciones personales y sociales.
C. Este patrón persistente provoca malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo.
D. El patrón es estable y de larga duración, y su inicio se remonta al menos a la adolescencia o al principio de la edad adulta.
E. El patrón persistente no es atribuible a una manifestación o a una consecuencia de otro trastorno mental.
F. El patrón persistente no es debido a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (p. ej., una droga, un medicamento) ni a una enfermedad médica (p. ej., traumatismo craneal).


Tipos de Trastornos

. GRUPO A : SUJETOS EXTRAÑOS O EXCÉNTRICOS
1. TRASTORNO PARANOIDE DE LA PERSONALIDAD: Desconfianza excesiva o injustificada, suspicacia, hipersensibilidad y restricción afectiva
2. TRASTORNO ESQUIZOIDE DE LA PERSONALIDAD: Dificultad para establecer relaciones sociales, ausencia de sentimientos cálidos y tiernos, indiferencia a la aprobación o crítica.
3. TRASTORNO ESQUIZOTIPICO DE LA PERSONALIDAD:
Anormalidades de la percepción, pensamiento, del lenguaje y de la conducta; que no llega a reunir los criterios para la esquizofrenia.

B. GRUPO B : SUJETOS TEATRALES Y/O IMPULSIVOS
1. TRASTORNO HISTRIÓNICO DE LA PERSONALIDAD: Conducta teatral, reactiva y expresada intensamente, con relaciones interpersonales marcadas por la superficialidad, el egocentrismo, la hipocresía y la manipulación. 2.TRASTORNO NARCISISTA DE LA PERSONALIDAD: Sentimientos de importancia y grandiosidad, fantasías de éxito, necesidad exhibicionista de atención y admiración, explotación interpersonal.
3. TRASTORNO ANTISOCIAL DE LA PERSONALIDAD: Conducta antisocial continua y crónica, en la que se violan los derechos de los demás. Se presenta antes de los 15 años y persiste en la edad adulta.
4. TRASTORNO LIMITE DE LA PERSONALIDAD: Inestabilidad en el estado de ánimo, la identidad, la autoimagen y la conducta interpersonal.

C. GRUPO C: SUJETOS ANSIOSOS O TEMEROSOS
1. TRASTORNO DE LA PERSONALIDAD POR EVITACIÓN:
Hipersensibilidad al rechazo, la humillación o la vergüenza. Retraimiento social a pesar del deseo de afecto, y baja autoestima.
2. TRASTORNO DE LA PERSONALIDAD POR DEPENDENCIA:
Pasividad para que los demás asuman las responsabilidades y decisiones propias. Subordinación e incapacidad para valerse solo. Falta de autoconfianza.
3. TRASTORNO OBSESIVO-COMPULSIVO DE LA PERSONALIDAD:
Perfeccionismo, obstinación, indecisión, excesiva devoción al trabajo y al rendimiento. Dificultad para expresar emociones cálidas y tiernas.

OTROS TRASTORNOS DE LA PERSONALIDAD
1. Trastorno pasivo-agresivo de la personalidad
2. Trastorno depresivo de la personalidad
3. Trastorno autodestrictivo de la personalidad
4. Trastorno sádico de la personalidad





 

El tema de la personalidad y es, sin dudas apasionante,
y hay muchísimo para continuar reflexionando al respecto.
Sin embargo, creo fundamental, hacer hincapié en dos puntos claves, a la hora de pensar en nuestro bienestar y en el de nuestros afectos:

1 - Por más arraigados que nos parezcan ciertos rasgos de nuestra personalidad que, nos hacen sufrir o lo hacen a otros; vale recordar que siempre hay posibilidades de nuevos aprendizajes para promover los cambios.
2 - Cuando ya nos enfrentamos a un trastorno de personalidad, es muy importante saber, que también hay posibilidades de superar las cosas, en este caso, a partir de una psicoterapia (de orientación analítica o conductual)  o psicoanalítica , tanto para el paciente, como para su entorno directo. En ocasiones, se debe también tratar otros trastornos que se desarrollan juntamente con estos y, en la mayoría de las veces, a causa de ellos, donde también se requiere el uso de medicación.

Hoy tenes la oportunidad de revisar tus preconceptos acerca de la personalidad,
y plantearte los cambios que necesites, o pedir ayuda, si ves que no podes hacerlo solo.

 

Fabiana Andrea Mendez

Ingrese su email si desea recibir nuestros Newsletters: