Parkinson
Algo más que hablar de un temblor

Hacía dos días había cumplido los cincuenta cinco años. Me desperté y noté que mi mano temblaba otra vez. Era una sensación rara que había empezado hacía ya varios días. Era como si tuviesen vida propia. Traté de disimularlo, me sentía más angustiado que de costumbre, me imponía pensar que eran “los nervios”.
Estaba demasiado estresado y con unos días de vacaciones todo volvería a la normalidad.
Salí a la calle, sentí que la cabeza me pesaba como plomo, me fui hacia adelante y perdí la estabilidad.
Caí encima del muchacho que iba delante de mío.
- Eh, viejo- largue la grapa, no le hace bien en ayunas- dijo sonriendo. Sonrisa que se convirtió en una carcajada cuando levanté mi mano para disculparme y el temblor se hizo entonces incontrolable.
– ¿Qué? ¿Además tiene parkinson? – preguntó con desprecio.
Sentí tanto odio. ¡Imposible negar la realidad cuando el cuerpo habla! Una parte mía lo sabía… No tenía sentido esperar más tiempo para confirmarlo y empezar su lucha. Estaba decidió a pelear por una vida plena.

¿Qué es el Parkinson?

La enfermedad de Parkinson es un trastorno que afecta las células nerviosas, o neuronas, en una parte del cerebro que controla los movimientos musculares. En la enfermedad de Parkinson, las neuronas que producen una sustancia química llamada dopamina mueren o no funcionan adecuadamente. Normalmente, la dopamina envía señales que ayudan a coordinar sus movimientos. Nadie conoce el origen del daño de estas células. Los síntomas de la enfermedad de Parkinson pueden incluir:

  • Movimientos rítmicos involuntarios (temblores) en las manos, los brazos, las piernas, la mandíbula y la cara
  • Rigidez en los brazos, las piernas y el tronco
  • Lentitud de los movimientos
  • Problemas de equilibrio y coordinación

A medida que los síntomas empeoran, las personas con la enfermedad pueden tener dificultades para caminar o hacer labores simples No es poco frecuente encontrar en estos pacientes: postura encorvada (arrastran los pies mantienen firmes y pegados los brazos al cuerpo sin el clásico balance), u rostro impenetrable con disminución de la gesticulación y la expresión facial los movimientos de precisión y destreza son dificultosos abotonarse o escribir. También pueden tener problemas como depresión, trastornos del sueño o dificultades para masticar, tragar o hablar.

Los Inicios de la Enfermedad

La enfermedad comienza de manera insidiosa con temblor ocasional en la mano (movimientos finos como si se contaran monedas) que aumenta con el tiempo en frecuencia y extendiéndose a la extremidad inferior hasta comprometer en muchos casos el otro lado del cuerpo. Acompañado a este síntoma se presenta un estado de rigidez, impidiendo un buen desplazamiento al caminar (el paciente arrastra los pies), el rostro se torna duro, la voz apenas audible y difícil de comprender: en otro caso el comienzo de la enfermedad se manifiesta por pesadez en ambas piernas (interpretado por el paciente como cansancio o vejez prematura): el levantarse con facilidad de sillas mullidas y bajas, acostarse, girar en la cama o comenzar a caminar suelen ser movimientos que se realizan con mucha dificultad la tendencia a perder el equilibrio los hace susceptibles de sufrir caídas y fracturas con frecuencia otras molestias como girar el cuerpo, atravesar puertas, caer al menor obstáculo, precipitarse al caminar, la dificultad de dar pasos hacia atrás.

Pronóstico y Tratamiento

El pronóstico es variable, algunos enfermos pueden vivir con su molestia llevando una vida más o menos activa por espacio de 10 a 15 años, otros rápidamente evolucionan hacia la incapacidad funcional acentuada en menos de 2 años.
La L-dopa, los agonistas dopaminergicos-bromocriptina.- los anticolinérgicos (Akin Eton, artene) relajantes musculares, son las drogas de elección. La cirugía estereotaxica y actualmente los trasplantes orgánicos se intentan solo en aquellos casos de diferentes respuestas al tratamiento medico o de intolerancia a las drogas con resultados poco exitosos en la actualidad.
La fisioterapia con un programa controlado puede colaborar al tratamiento medicamentoso instaurado.


La Búsqueda de la Cura Milagrosa

Es necesario mencionar este hecho ya que el paciente en su inquietud por obtener "la solución total a su problema", visitan a muchos médicos clínicos o realizan todo tipo de terapias alternativas, sin encontrar el tratamiento adecuado para su enfermedad, sin embargo cuando dan con el diagnóstico y la terapia adecuada, pueden restituirse al trabajo y llevar una vida normal y sobre todo activa por muchos años.

El programa de tratamiento es individual, respondiendo de manera diferente en cada paciente. La cooperación de la familia y del mismo, son importantes; así como también las reuniones con pares, las terapias de rehabilitación, la fisioterapia y el contacto frecuente con el neurólogo.
Mucho de los síntomas pueden ser controladas por periodos de tiempo más o menos prolongados con un tratamiento adecuado. Muchas veces es necesario experimentar con mas de una droga antes de encontrar una respuesta satisfactoria.


Movimientos
Involuntarios

Las preguntas para realizar la documentación de un movimiento incontrolable pueden ser:

* ¿Parece haber contracciones musculares prolongadas que causan una postura anormal?
* ¿Están los brazos afectados?
* ¿Están las piernas afectadas?
* ¿Cuando comenzó este comportamiento?
* ¿Ocurrió de forma repentina?
* ¿Ha empeorado gradualmente con el pasar de los meses?
* ¿Está presente continuamente?
* ¿A qué edad comenzó este síntoma?
* ¿Empeora después del ejercicio?
*¿Empeora con el estrés ?
*¿Mejora después de dormir?
*¿Qué cosas ayudan a mejorar?
*¿Qué otros síntomas están presentes?

Conductas que se reiteran

Una encuesta realizada sobre 300 pacientes en el año 2007 por el Programa de Parkinson y Movimientos Anormales del Hospital de Clínicas, mostró dos de cada tres personas con Parkinson (el 63,7%) emplearon,al menos una vez, alguna terapia alternativa o complementaria.
Allí se mencionaba que, aunque en la mayoría de los casos el uso de estas terapias no interfiere con los tratamientos, sí representan un desgaste para el paciente, que no sólo es económico, pues esperanzas y expectativas en una cosa que no es real,termina frustrándolo.
También se mencionó que en el 62% de los casos que reconocieron haber usado estas terapias , lo hicieron siguiendo el consejo de un amigo, un vecino o un familiar.



Se distinguen varios tipos semiológicos:

De reposo: aparece en reposo, desaparece o disminuye con el movimiento. Es típico del cuadro parkinsoniano. Suele acompañarse de rigidez y bradicinesia.
• De acción: apuesto al anterior, aparece con la contracción muscular.
A su vez, hay dos tipos principales :
- Postural: aparece cuando se mantiene una postura, es decir, cuando se mantiene una parte del cuerpo en una determinada posición gracias a la contracción muscular (por ej, sostener los brazos levantados).
- Cinético o Intencional: aparece mientras se intenta hacer un movimiento determinado (por ej, tocar la nariz con el dedo).
Así, aunque en el Parkinson es típico el temblor de reposo, a menudo hay también un componente de temblor postural.

 

 

 

 

No lo olvides

Nunca retrases una consulta por temor a lo que puedan decirte.
La verdad, sea cual fuere, siempre juega a favor de la vida

Cuanto antes inicies un tratamiento,
te sentiras mejor y tendrás una mejor calida de vida.

Fabiana Andrea Mendez

Ingrese su email si desea recibir nuestros Newsletters: