Inteligencia Emocional en el trabajo
¿Realmente conoces su alcance?

 

Somos los amos de las cosas cuando
las emociones nos responden.
Antoine De Saint Exupery

Hace un tiempo dicté un Seminario titulado ·¿Cómo aplicar la Inteligencia Emocional
en el ámbito laboral?
", en el cual comencé mostrando un dato que, a mi criterio, pone en su real dimensión el hecho de asociar la Inteligencia Emocional al Mundo del Trabajo:

"Una investigación realizada a nivel mundial por "The Consortium for Research on Emotional Intelligence in Organizations", arrojó un resultado sorprendente y vinculado a nuestro
Cociente de Éxito
, donde definía que
el mismo compone de la siguiente manera:

23%
corresponde a nuestras Competencias intelectuales (CI)
77% a nuestras
Competencias emocionales (CE)

Hasta la década del 80, la cultura dominante, consideró a la inteligencia como un conjunto de capacidades - esencialmente intelectuales- donce las CI era su medida más aceptada., al punto que se creía que un test podría marcar el futuro del éxito académico y profesional de alguien.
Sin embargo, hace ya varios años que desde el ámbito empresarial se dieron cuenta de que son otras capacidades las necesarias para el éxito en la vida:
Las denomindas CE - un concepto nuevo dentro del campo de la psicología y más aún en la educación formal que
ha descuidado su desarrollo - resultan claves a la hora de plantearnos el éxito laboral.

Vale tener en cuenta que nunca es demasiado tarde para desarrollarlas.
Claro que hacerlo, depende de tí y de nadie más.

Pensando las CE

Si bien hay muchas y muy diversas teorías sobre la inteligencia, podemos pensarla como la capacidad y habilidad para responder de la mejor manera a las exigencias que nos presenta el mundo, para reflexionar, examinar, deducir, revisar, acumular datos, conocer significados, responder según la lógica, y tomar decisiones.

Daniel Goleman, periodista científico de The New York Times, editor de la revista Psycology Today y profesor de psicología en Harvard, saltó a la fama mundial con su libro "La inteligencia emocional". Allí explicó que el éxito personal depende de la capacidad de ser feliz y de controlar las emociones. Allí definió la inteligencia emocional como:

Capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos, los sentimientos de los demás, motivarnos y manejar adecuadamente las relaciones que sostenemos con los demás y con nosotros mismos.


En nuestra vida cotidiana nos encontramos muchas situaciones que nos ponen a prueba:

Una EMOCIÓN es una reacción subjetiva, una respuesta del organismo ante algo que pasa (acontecimiento), y que tiene significado para nosotros, pues viene acompañada de cambios orgánicos (fisiológicos y endocrinos) de origen innato, influidos por la experiencia.
Este acontecimiento puede ser externo o interno ya importancia del mismo, determina que hay o no emoción.

Externo: Accidente / Discusión/ Mala noticia/Regalo
Interno: Mental un pensamiento, una idea) o Físico (un dolor, ruido, un aroma...).
¿Cómo identificamos una emoción?
REACCIÓN NEUROFISIOLÓGICA: Reacciones del organismo involuntarias
REACCIÓN COGNITIVA ¿qué pensamos?
REACCIÓN COMPORTAMENTAL ¿qué hacemos?

Robert Plutchik, quien identificó y clasificó las emociones en 1980, propuso que los animales y los seres humanos experimentan 8 categorías básicas de emociones que motivan varias clases de conducta adoptiva:

Temor, sorpresa, tristeza, disgusto,
ira, esperanza, alegría y aceptación

Según Plutchik, las diferentes emociones se pueden combinar para producir un rango de experiencias aún más amplio. La esperanza y la alegría, combinadas se convierten en optimismo; la alegría y la aceptación nos hacen sentir cariño; el desengaño es una mezcla de sorpresa y tristeza.

Las emociones tienen una función adaptativa de nuestro organismo a lo que nos rodea. No hay emociones buenas ni malas. Simplemente hablamos de emociones POSITIVAS cuando nos producen bienestar, y de emociones NEGATIVAS cuando nos producen malestar. Las emociones varían en intensidad: la ira es menos intensa que la furia, y el enojo es aún menos intenso que la ira.
El reconocimiento de la relación entre la emoción, cuerpo, lenguaje y conocimiento, nos permite no sólo una determinada interpretación de los fenómenos emotivos, sino también de posibilidades concretas de pensamiento y acción.

Componentes de la Emocional

Según Daniel Goleman los principales componentes de la inteligencia emocional son:
Autoconocimiento emocional (o conciencia de uno mismo): Se refiere al conocimiento de nuestras propias emociones y cómo nos afectan. En muy importante conocer el modo en el que nuestro estado de ánimo influye en nuestro comportamiento, cuáles son nuestras virtudes y nuestros puntos débiles. Nos sorprenderíamos al saber cuán poco sabemos de nosotros mismos.
Autocontrol emocional (o autorregulación): El autocontrol nos permite no dejarnos llevar por los sentimientos del momento. Es saber reconocer que es pasajero en una crisis y qué perdura. Es posible que nos enfademos con nuestra pareja, pero si nos dejásemos siempre llevar por el calor del momento estaríamos continuamente actuando irresponsablemente y luego pidiendo perdón por ello.
Automotivación: Dirigir las emociones hacia un objetivo nos permite mantener la motivación y fijar nuestra atención en las metas en lugar de en los obstáculos. En esto es necesaria cierta dosis de optimismo e iniciativa, de forma que seamos emprendedores y actuemos de forma positiva ante los contratiempos.
Reconocimiento de emociones ajenas (o empatía): Las relaciones sociales se basan muchas veces en saber interpretar las señales que los demás emiten de forma inconsciente y que a menudo son no verbales. El reconocer las emociones ajenas, aquello que los demás sienten y que se puede expresar por la expresión de la cara, por un gesto, por una mala contestación, nos puede ayudar a establecer lazos más reales y duraderos con las personas de nuestro entorno. No en vano, el reconocer las emociones ajenas es el primer paso para entenderlas e identificarnos con ellas.
Relaciones interpersonales (o habilidades sociales):
Cualquiera puede darse cuenta de que una buena relación con los demás es una de las cosas más importantes para nuestras vidas y para nuestro trabajo. Y no solo tratar a los que nos parecen simpáticos, a nuestros amigos, a nuestra familia. Sino saber tratar también exitosamente con aquellos que están en una posición superior, con nuestros jefes, con quienes piensan diferente e incluso no nos gustan...

La CE, entonces es la habilidad que tiene una persona para potenciar su inteligencia emocional en su vida cotidiana. Cuando hablamos de habilidades, nos referimos al conjunto de competencias que facilitan las relaciones interpersonales: competencias personales y sociales:

Competencias Personales:

Conciencia de uno mismo
* Autoconciencia emocional
*Valoración adecuada de uno mismo
*Confianza en uno mismo.


Autogestión
*Autocontrol emocional
*Motivación de logro
*Meticulosidad
*Fiabilidad
*Adaptabilidad
*Iniciativa

Competencias Sociales

Conciencia social
*Empatía
*Orientación hacia el servicio
*Conciencia organizativa







Gestión de la Relaciones
* Desarrollar a los demás
*Influencia
*Comunicación
*Resolución de conflictos
*Liderazgo con visión de futuro *Catalizar los cambios
*Establecer vínculos
*Trabajo en equipo
*Colaboración

Poseer esas habilidades emocionales nos ofrece una manera de sobrevivir con nuestra humanidad y nuestra cordura intactas. Y según el mundo cambie, esas aptitudes humanas pueden ayudarnos no sólo a competir, sino también a alimentar la capacidad de encontrar placer y hasta gozo en el trabajo", dice Goleman.

De lo Intra a lo Interpersonal

En el desarrollo de habilidades de comunicación efectivas y la comprensión y valoración de las emociones de los otros es cuando la gestión de la Inteligencia Emocional pasa de intrapersonal a interpersonal. Los puntos claves aquí son:

•Autoapertura: es no hablar desde lo absoluto sino desde la interpretación que nosotros damos a nuestros datos, siendo sensibles a los sentimientos del otro y cuidando mucho el lenguaje corporal. •Asertividad: En Gestión de la Inteligencia Emocional, a la asertividad le damos una acepción especial basada en la habilidad de mantener nuestros derechos, opiniones, creencias y deseos, respetando al mismo tiempo las del otro, lo que contrasta con la agresividad, que no las tiene en cuenta, o la pasividad, que ignora las propias.
•Escucha activa: En la escucha activa hemos de poner énfasis en desactivar nuestros filtros de recepción, sintetizar las declaraciones del otro, usar frases de dinamización, decir que conscientes de los sentimientos del otro y usar apropiadamente las pistas no verbales de quien se nos dan.

A modo de resumen, muchos autores comparan la Gestión de la Inteligencia Emocional con la navegación emocional, teniendo en cuenta que el pilotaje emocional se compone de una estrategia personal, la asistencia continua de antenas y termómetros emocionales, un amplio repertorio de tácticas, estilos y enfoques y ciertas dosis de arte en la conducción.
El apartado Máquinas de la navegación emocional consistiría en un abundante stock de energía, serenidad, capacidades y valores.
Nuestras sanas ambiciones personales y nuestros deseos de una más alta eficacia profesional alcanzarán metas más elevadas a través del buen desarrollo y uso de nuestra Inteligencia Emocional.
Seminario online (Webinar)
- Abierto y Gratuito -

Entrenando la Inteligencia Emocional

Se realizará el día sábado
27 de Marzo
de de 11 a 13 hs.

facilitado por la
Lic. Fabiana Andrea Méndez, especialista en Desarrollo Personal y Laboral.

Registrate en Encontradores
y participá
Gratuitamente


En el principio,
la autoevaluación

Dentro de este parámetro
es clave averiguar cómo hacemos nuestras evaluaciones y cómo simultaneamos nuestros papeles de actores y observadores en este aspecto.
La autoevaluación es vital porque la realidad de la Inteligencia Emocional sólo puede empezar cuando la información efectiva entra en nuestro sistema perceptivo.
Lo que en la práctica necesitamos es incrementar nuestra autovaloración con algunas serias reflexiones y tener la valentía de explorar cómo reaccionamos ante las personas y los sucesos de la vida real.
Unas reflexiones nos ayudarán en este empeño:
•Examinar cómo hacemos las valoraciones
•Cómo sintonizamos con nuestros sentidos
•Cómo entramos en contacto con nuestros sentimientos
•Cómo aprendemos sobre nuestras intenciones reales
•Cómo prestamos atención a nuestras acciones.
Este parámetro inicial de autoconocimiento es básico porque nuestra predisposición a una respuesta cortés, o a una expansión incontrolada, depende más de la valoración que hagamos de nuestro interlocutor que del hecho puntual que estamos evaluando.
Hemos de tener muy en cuenta:
•Que es la valoración y no el comportamiento del otro lo que causa nuestra reacción
• Ser muy conscientes de que nuestra valoración es sólo nuestra
• Aceptar que las valoraciones están sujetas a cambio. Ejercicios personales de anotar, analizar y rehacer mentalmente nuestras autovaloraciones erróneas son vías de desarrollo en esta primera dimensión de la Inteligencia Emocional.

Tres Principios de Resiliencia Emocional(*)

1.No tomes decisiones en un estado
emocional inconveniente.
2.- Primero encargate de la emoción
y luego del problema.
3.- No permitas que lo que sabes
se confunda con lo que sentís.

(*) En Psicología, se entiende por Resiliencia la capacidad de un individuo de reaccionar y recuperarse ante las adversidades, que se e sustenta en la interacción entre las personas y el entorno, lo que implica un conjunto de cualidades que fomentan un proceso de adaptación exitosa y de transformación, a pesar de los riesgos y de la adversidad.


¿Qué características tiene las personas emocionalmente inteligentes?
* Resaltan los aspectos positivos por encima de los negativos.
* Reconocen los propios sentimientos y emociones.
* Expresan adecuadamente sentimientos y emociones.
*Controlan sus sentimientos y sus emociones.
* Manifiestan empatía
* Son capaces de tomar decisiones adecuadas.
* Son capaces también de motivarse, ilusionarse, interesarse, en las personas y en la realidad que les rodea.
* Mantienen un adecuado nivel de autoestima.
* Saben dar y recibir (no solo elementos materiales, sino también valores personales).
* Son capaces de superar dificultades y frustraciones.


"Aprendamos
a Aprender"

- Actividad on Line Gratuita-
Te proponemos de participar
de una Actividad Gratuita que incluye una devolución personalizada
**********************
Bienestar Emocional, Desarrollo del talento
y Recursos Creativos

y otros Talleres de
Desarrollo Personal

**********************

Oratoria, Resolución de Conflictos- Negociación e Inteligencia Emocional ; Comunicación Efectiva e Introducción al coaching
y otros Talleres de
Desarrollo Laboral
- Actividades On Line -
Informate

Fuentes de Información

GOLEMAN, Daniel . . . La inteligencia emocional / La inteligencia emocional en la empresa.
STEINER, Claude...La inteligencia emocional.
COVEY, Stephen... Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva
ROBBINS, Stephen... Comportamiento Organizacional

    

Siguiendo a Aristóteles que nos decía: - “Cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo.
Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo”
- bien podríamos decir que las emociones son algo sencillo. Sin embargo capitalizarlas a nuestro favor, no resulta nada sencillo, más cuando quizá durante muchos años creímos que ellas eran mala palabra en el desarrollo laboral.
Sin embargo, lo difícil puede ser un gran desafío....
El deseo fortalecer nuestras emociones es, sin lugar a dudas, el primer escalón hacia su logro.
Pues las competencias emocionales se aprenden
y, como en todo aprendizaje,
hay algo milagroso en el sólo hecho de intentarlo.

Fabiana Andrea Mendez

Ingrese su email si desea recibir nuestros Newsletters: