La Imagen Corporal
¿Qué ves cuando te ves?

¿Realmente estoy más gorda? Mi cara es horrible. Parezco una larva. Mi nariz es enorme. Mi boca es tan chiquita. Mis dedos son espantosos. Cada vez estoy más flaco.
Soy tan petiso. Si tuviera otro cuerpo...

¡Quién alguna vez, frente a un espejo, no dijo algo así!
En una cultura como la nuestra, "Su Majestad, la Imagen", se nos impone, incluso más allá de nuestra voluntad: carteles, revistas, televisión, cine, diarios y publicidades fijan un parámetro de belleza asociado al éxito y la felicidad.

Y, dado que el común de los mortales difícilmente calificaremos frente a estándares tan altos, vale preguntarnos… ¿Qué veo cuando me veo?

¿Cuánto sabes de "la imagen corporal"?
Ante todo, mucho más que lo que te devuelve un espejo...

Con ustedes...
La Imagen Corporal

La imagen que tenemos de nosotros mismos tiene como uno de sus componentes principales la corporal, la cual representa las percepciones e ideas en relación con nuestro propio cuerpo, y juega un relevante papel en la constitución de la autoestima personal.

Hay muchas definiciones que nos explican el tema, y en ese sentido me parece interesante partir de las aportaciones de diversos autores Pruzinsky y Cash (1990), que proponen que realmente existen varias imágenes corporales interrelacionadas: 

-         Una imagen perceptual. Se referiría a los aspectos perceptivos con respecto a nuestro cuerpo, y podría parecerse al concepto de esquema corporal mental, incluiría información sobre tamaño y forma de nuestro cuerpo y sus partes.
-         Una imagen cognitiva. Que incluye pensamientos, auto-mensajes, creencias sobre nuestro cuerpo.
-         Una imagen emocional. Que incluye nuestros sentimientos sobre el grado de satisfacción con nuestra figura y con las experiencias que nos proporciona nuestro cuerpo. 

Este concepto amplio de imagen corporal, tiene las siguientes características:

1.- Es un concepto multifacético.
2.- La imagen corporal está interrelacionada por los sentimientos de autoconciencia: "Cómo percibimos y experimentamos nuestros cuerpos se relaciona significativamente a cómo nos percibimos a nosotros mismos".
3.- La imagen corporal está socialmente determinada. Desde que se nace existen influencias sociales que matizan la autopercepción del cuerpo.
4.- La imagen corporal no es fija o estática, más bien es un constructo dinámico, que varía a lo largo de la vida en función de las propias experiencias, de las influencias sociales, etc.
5.- La imagen corporal influye en el procesamiento de información, la forma de percibir el mundo está influencia por la forma en que sentimos y pensamos sobre nuestro cuerpo.
6.- La imagen corporal influye en el comportamiento, y no sólo la imagen caporal consciente, sino también la preconsciente y la inconsciente. 

Como vemos, hay varios factores que influyen en la construcción de esta imagen, y hacerlos concientes, es el primer paso para recuperar nuestro poder sobre esta imagen

•  Causas históricas: (socialización en una cultura determinada, características personales, experiencias interpersonales, desarrollo físico y feedback social).

En este sentido Es fundamental el concepto de belleza en la cultura que uno se desarrolla. La cultura nos enseña qué es lo bello y qué es lo feo y tener esto presente es clave a la hora de calificar una imagen.
La experiencia personal, también es clave, basta ser concientes de la influencia que tiene la infancia y al adolescencia en nuestra autoimagen: ser criticado o sufrir burlas o por el contrario halagos y reconocimiento.

• Causas actuales: Más allá de la historia, es importante tener claro cómo afrontamos el día a día, cuál es la actitud que adoptamos, y qué decisiones tomamos.

Ante la insatisfacción con el propio cuerpo, una revisión del pasado puede servirnos para sentar algunas bases, pero jamás para solucionar el problema.

Como afirma Albert Ellis,
SENTIMOS TAL Y COMO PENSAMOS.

Para controlar estas distorsiones cognitivas hay que seguir el procedimiento siguiente:

1. Identificar los pensamientos.
2. Analizar los pensamientos, hasta qué punto se ajustan a la realidad, en qué medida afectan a las propias emociones y conductas, qué ocurriría si lo que se piensa fuera cierto).
3. Buscar pensamientos racionales alternativos para sustituir los pensamientos negativos inadecuados por otros más racionales y positivos.

La pubertad y adolescencia es una etapa de significativos cambios físicos y psicológicos en los que la construcción de la propia imagen cobra una importancia singular. Los adolescentes se ven enfrentados a un desarrollo físico- sexual nada armónico y desproporcionado en sus inicios, propio de la edad, que contradice esta cultura de la delgadez y que tiende a equiparar bajo peso con belleza, así como éxito y aceptación social con delgadez. Hay adolescentes con una insatisfacción importante en relación a su imagen corporal al distar sobremanera del modelo social propuesto.

En ese sentido es válido reconocer cuando una distorsión se aleja de lo normal; llegando a enfermarnos e incluso llevarnos a la muerte.

Alteraciones de la
Imagen Corporal

Como entidad nosológica propia, existe una alteración grave que históricamente se denominaba Dismorfofobia , y actualmente es considerado como Trastorno Dismórfico Corporal y para el cual existen tres criterios diagnósticos (APA, 1994): 

a)   Preocupación por algún defecto imaginado del aspecto físico. Cuando hay leves anomalías físicas, la preocupación del individuo es excesiva.
b)   La preocupación provoca malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo.
c)   La preocupación no se explica mejor por la presencia de otro trastorno mental (p.ej. la insatisfacción con el tamaño y la silueta corporales en la anorexia nerviosa).  A parte de este trastorno, no existe otra enfermedad o trastorno reconocido sobre alteraciones de la imagen corporal. Sí que se incluye esta patología como criterio diagnóstico de trastornos ya clasificados. 

Relación con
la Autoestima

El funcionamiento en distintos ámbitos de nuestra existencia - relación de pareja, profesión, vida social en general- depende en gran medida del modo en que nos sentimos con nosotros mismos. La autoestima es la clave que nos ayuda a comprender nuestros logros y fracasos. La imagen corporal influye de manera directa en el nivel de aceptación de nosotros mismos y en la construcción de un buen nivel de autoestima.

El sentimiento valorativo sobre nuestra persona es lo que se denomina autoestima, y que conceptualmente ha sido definida como actitud valorativa hacia uno mismo, como sentimiento de valoración positiva o negativa con respecto de sí; también como el amor a sí mismo, o el grado en que toda persona valora la autopercepción de su propia imagen.

B. Nathaniel dice que la autoestima es la suma de la confianza y el respeto por uno mismo; refleja el juicio implícito que cada uno hace de su habilidad para enfrentar los desafíos de la vida (para comprender y superar los problemas) y de su derecho a ser feliz (respetar y defender sus intereses y necesidades).

Componentes centrales de la autoestima
Los componentes centrales de la autoestima son la autovaloración y la autoaceptación y amor propio.

Autovaloración. Se vincula con la autopercepción de la persona que creemos ser (responde a la pregunta "¿quién soy?"), con el sentimiento valorativo que tenemos de nuestro ser, de nuestra imagen corporal, de nuestras habilidades y características de personalidad..., en general con el conjunto de elementos que configuran nuestra personalidad. La adecuación de nuestra autovaloración dependerá en buena medida del nivel de conciencia (autoconocimiento) que tengamos acerca de los rasgos y características principales de identidad y personalidad, es decir, de nuestra manera de ser.

Autoaceptación y amor propio. La Autoaceptación nos brinda un cuadro de las principales características, peculiaridades, rasgos físicos, en fin, de los puntos fuertes y débiles. Sobre esta valoración o imagen personal erigimos nuestra autoaceptación y amor propio, que en definitiva expresa los sentimientos de aprecio y de amor que sentimos por nuestra persona, o lo contrario (sentimientos de rechazo y desprecio).
El amor propio es el sentirse a gusto con lo que somos y con lo que hacemos; nos ayuda a fijar los objetivos y metas y a establecer vínculos sociales adecuados. Quererse a sí mismo resulta fundamental para poder querer y estimar a los demás.

Niveles de autoestima: Nuestro nivel de autoestima puede ser bajo o alto.
En el primer caso se afectará la sensación interna de seguridad y de bienestar psicológico, y nuestro funcionamiento, en distintos ámbitos, será inadecuado.

Un nivel de autoestima alto influirá positivamente sobre el sentido de la seguridad y sobre nuestro bienestar psicológico, lo que nos posibilitará correr riesgos y asumir las decisiones necesarias para una vida más productiva y armoniosa con los demás y con nosotros mismos.

 

Chat on-Line

Te invitamos a un Chat Programado en msn para profundizar el tema.

Inscribite


¿Qué es la Percepción?

La percepción es una actividad determinada por la atención,
es decir que se puede llevar a cabo cuando se produce en el individuo un estrechamiento voluntario de la conciencia, para concentrarla en un punto determinado (concepto de atención).
A partir de allí el individuo se encuentra capacitado para percibir. En este proceso de paso de sensación a percepción actúan diferentes funciones psíquicas como la evocación mnemónica, la asociación de ideas, juicios, etc. Teniendo como finalidad la compresión de lo que se capta.
Hay dos formas fundamentales de percibir: La percepción sensorial (percibe imágenes sensoriales)
La percepción intrapsíquica percibe complejas vivencias intelectuales resultantes de la elaboración del pensamiento y vivencias de la vida psíquica.
Por esto es selectiva.


Imagen Corporal en los Trastornos de Alimentación

La delgadez se ha convertido para algunas mujeres, cada vez más jóvenes, y también para algunos hombres, en una especie de culto del que no pueden prescindir. Sacrifican horas enteras dedicadas al ejercicio físico para conseguir adelgazar. Se someten a privaciones con dietas difíciles de cumplir y terminan desarrollando una verdadera obsesión por estar delgadas o delgados que, en algunos casos, da lugar a una enfermedad por dependencia. Eso ocurre con las anoréxicas, que acaban deificando la delgadez, por lo que pueden llegar hasta morir de hambre.
La anorexia se ha conocido desde siempre como sinónimo de falta de apetito, aunque posteriormente se ha demostrado que en la enfermedad conocida como anorexia nerviosa no existe dicha carestía, sino que es una negación a comer con el único objetivo de no engordar.
Por tanto, se trata de un trastorno socio-psico-biológico de creciente trascendencia sanitaria, cuyo estudio reviste un indudable valor. Podríamos añadir la progresiva trascendencia sociológica tras la alarma social que ha despertado durante la década de los noventa, por lo que, nos encontramos ante conductas que afectan directamente al cuerpo, reflejan un cierto tipo de vulnerabilidad individual en cuanto a personalidad y maduración, en un contexto particular.


Conductas Erróneas

Es común ver físicos impuestos por los medios, casos de jóvenes varones con el trastorno denominado vigorexia, caracterizado por la búsqueda obsesiva del aumento de la musculatura. Ellos presentan una distorsión de su esquema corporal que los lleva a percibirse como seres enclenques distantes de la “figura ideal”, por lo que usan gran parte de su tiempo haciendo ejercicios físicos para lograr la tan deseada figura del Hércules.
También podemos encontrar a un grupo de sujetos que rechazan alguna parte de su cuerpo y recurren a la cirugía, opción que consideramos aceptable cuando en realidad existe alguna deformación física que daña la autoestima del sujeto y le crea determinado malestar; lo que no ocurre en los casos que mencionamos y en los cuales la distorsión del esquema corporal se produce por su comparación con ese ideal de belleza acuñado por los medios (bustos voluminosos, etc.).



Sugerencias para
sentirnos mejor

En un artículo sobre el tema, Dionisio F. Zaldívar Pérez , nos dice que si bien una presencia física agradable, bella, atractiva, puede influir positivamente en la autoestima de las personas, en sus sentimientos de seguridad y también en sus relaciones y éxitos sociales, la educación debe propiciar que los jóvenes en particular no busquen de manera desenfrenada e irreflexiva la imitación de estos modelos ideales que imponen los medios, ya que en muchos casos puede conducir a la distorsión del esquema corporal, el autorrechazo, a problemas emocionales y trastornos como los que hemos expuesto.
Se trata sencillamente de que los sujetos busquen de manera racional la belleza y el atractivo personal que se consigue mediante la adopción de hábitos correctos de aseo personal; realización de ejercicios físicos de manera racional; una dieta adecuada; el orden que implica la compostura al andar, hablar, sentarse, gesticular; el cultivo del buen gusto en el vestir (que no significa necesariamente hacerlo con ropas costosas), así como también mediante el cultivo de la armonía y la tranquilidad interior.


"Aprendamos
a Aprender"
Actividad on Line Gratuita
"Claves para el Bienestar Emocional"
- On Line -
"Técnicas para la Resolución de Conflictos" y "Claves para Combatir el Estrés"
- Presenciales -

Informate


Otras Actividades

Junto a UCIS
(Unidad capacitadora
Integral en Salud)

te invitamos a los Cursos de Capacitación en Salud, con Certificación Nacional, dictados en: Santa Rosa, Castex, General Roca, Río Cuarto .
Auxiliar de Enfermería,
Auxiliar de Farmacia,
Agente de Propaganda en Farmacia, Promotor en Salud o Coaching Sanitario,
Cuidador Gerontológico
Técnico en Estrés Laboral
entre otros.

Informate


Fuentes de Información

La información referente a la Imágen Corporal fue tomada textualmente de:
"Conocer y valorar el propio
cuerpo" Rosa María Raich.
"Esquema Corporal e Imagen Corporal" - Lic. Rosa Arcuri
"Autoestima e imagen corporal"
- Dionisio F. Zaldívar Pérez

 

 


 

 

 

 

Cómo nos sentimos en relación a nuestro cuerpo es ser muy importante respecto a lo que opinamos de nosotr@s mism@s. Las investigaciones demuestran que lo
mejor para las personas es la sensación de control sobre la propia vida y sentirse bien con el propio yo, del cual el yo corporal es algo muy importante.
Y justamente ese "yo corporal" es un desafío a construir
a partir de trabajar sobre nuestro amor propio,
que no puede simplificarse a dietas o cirugías.

No olvides que el espejo sólo reconocerá, lo que tu autoestima le permita mostrar.
Aquí tenes la clave que dice por donde comenzar a reconstruir esa imagen.

Fabiana Andrea Mendez

Ingrese su email si desea recibir nuestros Newsletters: