Esclerosis Múltiple

La primera causa de discapacidad en adultos jóvenes, después de los accidentes de tránsito.

La primera vez que investigué sobre Esclerosis Múltiple (EM) , me sorprendió el desconocimiento general de la enfermedad; aún cuando se la reconoce como la primera causa de discapacidad en adultos jóvenes después de los accidentes de tránsito, y como responsable de un serio impacto sobre el ámbito familiar, social y económico-laboral.

Se estima que hay cerca de 500.000 casos en Europa
y más de 6 mil en Argentina, en su mayoría mujeres, más frecuente en jóvenes adultos,
entre los 20 y 40 años aproximadamente.

La Esclerosis Múltiple es una enfermedad inflamatoria, desmielinizante, que afecta al sistema nervioso central (SNC), de manera impredecible.
Se caracteriza por la destrucción y pérdida de la mielina (sustancia que rodea la mayor parte de las fibras nerviosas), fenómeno conocido como desmielinización, por el cual se interrumpe o enlentece la habilidad de los nervios para conducir impulsos eléctricos desde y hacia el cerebro, lo que produce los síntomas.
En las zonas donde la mielina ha sido lesionada aparecen cicatrices, de ahí el nombre de la enfermedad: "esclerosis": por ese proceso de cicatrización que aparece en diferentes momentos y en diferentes zonas del cerebro y de la médula espinal (del griego "scleros", duro) y "múltiple": por las diversas zonas afectadas del SNC (cerebro , médula espinal y nervios ópticos).

Sin embargo otro dato me resultó aún más llamativo: el padecimiento antes de llegar al diagnóstico.
No faltaron testimonios de enfermos, incluso bajo algún tipo de tratamiento por la aparición de los primeros síntomas, a quienes nunca les sugirieron realizar una interconsulta para descartar cualquier trastorno de origen neurológico.

Quizá por esto, en noviembre del pasado año, di como natural un estudio publicado en Neurology, que sugiere que el diagnóstico de la esclerosis múltiple puede ser retrasado por la presencia de otras enfermedades crónicas, pues nuevos síntomas neurológicos -como el entumecimiento o el hormigueo - suelen atribuirse a la condición existente.

Como resultado, los pacientes son propensos a una mayor discapacidad una vez reconocida la condición neurológica. Vale aclarar que hay evidencias que cuanto antes se trate la EM, mejor es su evolución; pues el tratamiento precoz permite retrasar la progresión de la enfermedad.

 


Los síntomas de esta enfermedad suelen pasar inadvertidos y facilemente confundirse con los del stress:
fatiga, debilidad, hormigueo, poca coordinación, mareos, alteraciones visuales, temblor, espasticidad/rigidez muscular; problemas de memoria equilibrio, intestinales o urinarios; andar inestable, trastornos del habla,disfunción sexual, sensibilidad al calor, trastornos cognitivos y emocionales entre otros. 


Entender los mecanismos que provocan los daños cerebrales es un punto clave de la actual investigación, pero también se trabaja en la búsqueda de biomarcadores que ayudan al diagnóstico a través de neuroimagen y de tratamientos más eficaces y más cómodos.
Un nuevo hallazgo, apareció en la edición de octubre de la revista Neurology: Un escáner ocular no sólo es capaz de detectar la esclerosis múltiple al inicio del curso de la enfermedad, sino que también podría ayudar a seguir la progresión de la enfermedad y contribuir en el desarrollo de medicamentos más efectivos.


El último número de la revista The Lancet Neurology recoge un pequeño trabajo de 21 casos que resulta esperanzador:
Se trata del trasplante de células madre, que dio prometedores resultados al aplicarlo de una forma determinada y en un tipo concreto de pacientes.
Los elegidos para este ensayo no habían experimentado progresión alguna de su condición tres años después del tratamiento y el 62% estaba libre de enfermedad.
Según los especialista , h
abrá que realizar más ensayos con este tipo de trasplante, pero es la prueba más clara hasta la fecha de que la patología puede mejorar gracias a las células madre y de que la mejoría es mayor que con otras terapias.

 

Lamentablemente aún no se puede evitar la aparición de la Esclerosis Múltiple,
pero si el retraso de la consulta a un especialista.
Sino lo logramos, una vez más, no evitaremos lo evitable.

Fabiana Andrea Mendez

Ingrese su email si desea recibir nuestros Newsletters: