"Enojarse" o "No Enojarse"
No es esa la cuestión

Los primeros días de marzo se dieron a conocer dos estudios que hablaban sobre el enojo
y sus repercusiones en la salud:
  uno de ellos planteaba que "el enojo es clave para progresar en el trabajo
y encima hace bien a la salud"
  el otro que "el enojo puede afectar al corazón y causar un ritmo cardiaco irregular,
lo cual podría tener resultados nocivos e incluso provocar la muerte"

Si hiciésemos una lectura rápida valdría preguntarnos
¿entonces qué hago, me enojo o no me enojo?
Conociendo en profundidad el tema, les digo que no es esa la cuestión.

 

¿De qué nos habla el enojo?

Resulta natural que muchas veces nos enojemos.
Lo hacemos cuando las cosas no son, o no resultan como esperábamos. Existe una diferencia negativa entre nuestra expectativa y la realidad, y en principio, nos resistimos a aceptarlo.

El enojo es normal y necesario
Nos sirve para darnos cuenta de que algo no nos gusta, que nos gustaría que fuera de otra manera, y en ese sentido tiene valor porque nos revela situaciones que deberíamos cambiar o al menos, cambiar nuestra mirada frente a ella: en este sentido toma valor el primer estudio.

El enojo sólo en su justa medida
Ahora bien, enojarse no es sinónimo de desbordarse, ni mucho menos para dar vía libre a la agresividad. La posibilidad de expresarlo, no tiene porqué ser autodestructiva; pero, en exceso, es nociva para nuestra salud y perjudicial para el entorno: parte de esto nos revela el segundo estudio

El enojo en tanto estado emocional

El enojo es una emoción, un estado afectivo que experimentamos.

  • Es una reacción subjetiva (tiene el significado y el valor que arbitrariamente le damos cada uno de nosotros)
  • ante algo que pasa (un acontecimiento que puede ser interno o externo),
  • viene acompañada de cambios orgánicos (fisiológicos y endocrinos)
  • de origen innato, influidos por la experiencia .

Las emociones tienen una función adaptativa de nuestro organismo a lo que nos rodea. No hay emociones buenas ni malas. Simplemente hablamos de emociones POSITIVAS cuando nos producen bienestar, y de emociones NEGATIVAS cuando nos producen malestar.

Las emociones van siempre acompañadas de reacciones somáticas. Son muchas las reacciones somáticas que presenta el organismo, pero las más importantes son:

  • Las alteraciones en la circulación.
  • Los cambios respiratorios.
  • Las secreciones glandulares

El encargado de regular los aspectos fisiológicos de las emociones es el Sistema Nervioso.
El sistema nervioso autónomo acelera y desacelera los órganos a través del simpático y para-simpático; la corteza cerebral puede ejercer una gran influencia inhibitoria de las reacciones fisiológicas; de este modo algunas personas con entrenamiento logran dominar estas reacciones y llegan a mostrar un auto control casi perfecto.

¿Enojado yo?

¡Cuántas veces el temor a enojarnos, nos impide aceptar que lo sentimos!
Sin embargo y, quizá a pesar nuestro lo actuamos y son los otros quienes sufren sus consecuencias.

¡Cuántas veces nos dicen "estas enojado", mientras que nosotros colorados, exaltados y gritando pretendemos demostrarle que no es cierto, que nada nos sucede!

Muchos de nosotros hemos aprendido, desde pequeños, que el sentimentalismo (el hábito de sentir a flor de piel las emociones y demostrarlas) era propio de personas débiles, inmaduras, descontroladas y destructivas. Quizá por eso, junto a otros condicionante culturales, discutimos nuestro sentir y peor aún, creemos que negándolo desaparecerá.

Lejos de esto, las nuevas teorías en relación a las emociones, afirman que si aprendemos a expresarlas de manera adecuada, nos sentiremos mucho mejor, al mismo tiempo que evitaremos las consecuencias explosivas y autodestructivas de reprimirlo.

La clave está entonces en identificarla desde su inicio y entender realmente su causa.

Si esto no sucede, aún sabiendo que el enojo es injustificado y nuestra reacción no corresponde en tiempo, lugar, persona o intensidad; es probable que seamos víctimas de un estado emocional que nos impida observar, analizar, entender y tomar una buena decisión en relación al hecho objetivo que lo desencadenó.

¿Cuántas emociones diferentes existen?

Robert Plutchik, quien identificó y clasificó las emociones en 1980, propuso que los animales y los seres humanos experimentan 8 categorías básicas de emociones que motivan varias clases de conducta adoptiva.
Temor, sorpresa, tristeza, disgusto, ira, esperanza, alegría y aceptación
Según Plutchik, las diferentes emociones se pueden combinar para producir un rango de experiencias aún más amplio. La esperanza y la alegría, combinadas se convierten en optimismo; la alegría y la aceptación nos hacen sentir cariño; el desengaño es una mezcla de sorpresa y tristeza.
Las emociones varían
en intensidad :
la ira es menos intensa que la furia, y el enojo es aún menos
intenso que la ira.

 

Los Beneficios del Enojo

Según un estudio realizado por la prestigiosa Universidad de Harvard, enojarse, pero sin perder los estribos, es clave para progresar en el trabajo y encima hace bien a la salud. Aquellos que controlan en exceso sus emociones y juegan a mantener siempre la sonrisa diplomática se estancan en el montón y tienen muchas chances de volverse depresivos.
George Vaillant, el psiquiatra a cargo del estudio, atacó a los medicamentos psiquiátricos que estabilizan el ánimo e impiden que el enojo fluya:
"Internalizar esta emoción puede causar depresión, problemas de salud y dificultades para comunicarse con los demás".



Enojarse puede causar problemas del corazón

A fin de evaluar el efecto de los sentimientos enojosos, la doctora Lambert reportó en el Journal of the American College of Cardiology., que sometió a electrocardiogramas a 62 pacientes que tenían desfibriladores implantados en el tórax por problemas cardiacos. Cuando recordaron un momento que les causó enojo, algunos pacientes sufrieron alteraciones en el electrocardiograma que parecían alteraciones que pronostican irregularidades en las pruebas de ejercicio estacionario. En otras palabras, el estrés emocional estaba produciendo una señal de alarma parecida a la provocada por el estrés físico. El resultado es que las personas cuyas pruebas mostraban un alza durante el momento del recuerdo irritante eran 10 veces más susceptibles a que sus desfibriladores entren en acción en los próximos tres años que los pacientes de condiciones similares pero cuyos corazones no reaccionaron ante el recuerdo molestos. Aun así es imposible saber si el enojo tiene el mismo efecto en personas cuyos corazones son saludables.
Si bien los resultados resultan muy interesantes, el estudio es demasiado pequeño; y por lo cual resta mucho aún por investigar.

 

No olvidemos que la gota que colmó el vaso, no es más que una gota.
El vaso se fue llenando con una historia, imposible de negar o hacer desaparecer.
Tal vez sea tiempo de revisarla y reconciliarnos con ella

Fabiana Andrea Mendez

Ingrese su email si desea recibir nuestros Newsletters: