El "doctor está quemado"
Y ahora... ¿quién podrá defendernos?

Si bien hay muchos factores que deshumanizan la relación médico- paciente, quiero destacar uno,
poco conocido por los pacientes, que afecta directamente la salud del médico:
El Burnout o Síndrome del "Quemado"
Uno de los daños laborales de carácter psicosocial más importantes en nuestros días.

¿Qué es el Burnout?

Una definición clásica, es la de Maslach, quien lo describe como un síndrome psicológico de agotamiento emocional, despersonalización y reducida realización personal que puede ocurrir en individuos normales que trabajan con personasen diferentes tareas asistenciales:
•  El agotamiento emocional se refiere a los sentimientos de no poder dar más de sí a nivel emocional y a una disminución de los propios recursos emocionales.
•  La despersonalización se refiere a una respuesta de distancia negativa, sentimientos y conductas cínicas respecto a otras personas, que son normalmente los usuarios del servicio o del cuidado.
•  La reducida realización personal se refiere a la disminución en los propios sentimientos de competencia y logro en el trabajo.

Si nos detenemos aquí, parece que se trata de una cuestión personal, sin embargo, cuando la OMS define al "Síndrome de Burnout", lo hace como "Staff Burnout", pues indica que no debe encuadrarse el problema como un aspecto de una persona individual; sino de todo un equipo.

La falta de presupuesto del sistema para recursos materiales y humanos, la precarización del salario, las condiciones burocráticas impuestas por el sistema de salud; el aumento de los juicios por mala praxis y la sobrecarga de pacientes impactan directamente sobre práctica profesional, tendiendo a la deshumanización y a fomentar un sentimiento de desamparo en los profesionales de salud que terminan ejerciendo una medicina a la defensiva, viendo al paciente como a un potencial enemigo.

Los Doctores Maglio, Blajeroff y Dabas hablan del médico bisagra, atrapado entre dos presiones
difíciles de sobrellevar:
"El profesional de la salud (y profesiones de servicio en general) son una bisagra entre la demanda institucional burocratizada y mercantilizada y el sufrimiento del paciente que se resiste a todo intento de despersonalización. Entre estos dos partes que tironean se encuentra el profesional de la salud, que necesita dar respuesta y de acuerdo a esta modelará no solo el pronóstico del paciente sino el propio."   

Las consecuencias del Burnout-
Cuidando la Salud del Médico

Es claro que este fenómeno afecta la salud del médico; por lo tanto es fundamental especificar las consecuencias directas que trae, tanto fisiológicas, como psicológicas y conducturale:

•  Fisiológicas: Agotamiento físico, fatiga, resfríos/gripes a repetición, alteraciones del apetito, contracturas musculares dolorosas, cefaleas, taquicardia, hipertensión, disfunciones sexuales, insomnio, trastornos gastrointestinales, úlceras.

•  Psicológicas: Irritabilidad y enojo excesivo, ansiedad, rasgos depresivos, labilidad emocional, tristeza /desesperanza, actitudes rígidas e inflexibles, sentimiento de frustración laboral, sentimiento de despersonalización.

•  Conductuales: Expresiones de hostilidad, conductas impulsivas, incapacidad de concentrarse en el trabajo, contacto mínimo con los pacientes, culpar a los pacientes de los padecimientos personales, aumento de relaciones conflictivas, llegadas tarde, salidas anticipadas, distanciamiento recurrente del área del trabajo, aumento del ausentismo, comunicación no verbal, actitud cínica, aumento del consumo de café, alcohol, cigarrillos, psicofármacos.

Las causas que señala la OMS:
1.- Falta de éxitos terapéuticos y de progreso observable en los pacientes.
2.-Descuido institucional de las necesidades del paciente, a favor de las necesidades administrativas, financieras, burocráticas y legales.
3.- Inadecuados sistemas de promoción que afectan el necesario prestigio social.
4.-Falsos liderazgos.
5.- Falta de interacción social. (El profesional se aísla de sus vínculos personales y de sus colegas)
6.- Falta de apoyo entre los miembros de un equipo.

Fases o Etapas

Los diferentes autores que han estudiado este síndrome, nos hablan de fases o etapas de su evolución y, más allá del número o el nombre que le dan a cada una de ellas , en general coinciden en un proceso que va desde el entusiasmo hasta la inhibición de la actividad profesional:
•  el entusiasmo ante el nuevo puesto de trabajo acompañado de altas expectativas;
•  el estancamiento como consecuencia del incumplimiento de las expectativas;
• la respuesta de ira y frustración del trabajador ante los factores negativos en el ámbito laboral: no hay una correspondencia entre el esfuerzo y los resultados y recompensas.
•  la apatía como consecuencias de la falta de recursos personales del sujeto para afrontar la frustración. La apatía implica sentimientos de distanciamiento , desimplicación laboral , y conductas de evitación e inhibición de la actividad profesional.

Como superar está situación

La importancia de este fenómeno, nos muestra la necesidad que el sistema de salud tome como prioridad inmediata, trabajar sobre su prevención y tratamiento. Para lograrlo, debe intervenir en diferentes planos:

•  Individual.- Integra el fortalecimiento de la persona para el afrontamiento al estrés laboral.
•  Interpersonal.- Se relaciona con la formación en habilidades sociales y desarrollo del apoyo social en el contexto laboral.
•  Organizacional.- Se refiere a la eliminación o disminución de los condicionantes en el trabajo.

Desde el punto de vista de las organizaciones,
se suelen clasificar los programas en tres tipos de intervenciones:
•  La prevención primaria - programas de prevención- suprime los factores desfavorables (de riesgo) antes de que generen enfermedad.
•  La prevención secundaria - programas de tratamiento -aborda la enfermedad en sus primeras fases mediante una intervención rápida.
•  La prevención terciaria -programas de tratamiento- intenta reducir la discapacidad o secuelas asociadas . Como ven, es imposible entender este síndrome, fuera del contexto grupal.

Origen del Término
Burnout - "estar quemado" - surge de la industria aeroespacial, significa agotamiento del carburante de un cohete, como resultado de un calentamiento excesivo. También conocido como "Síndrome de Tomás" en referencia al protagonista de la novela "La insoportable levedad del ser" de Milan Kundera, un hombre sin expectativas, desanimado, frustrado y con una baja percepción de sí mismo.
En la década del sesenta, esta palabra se utilizaba para referirse a las consecuencias psicológicas derivadas del consumo prolongado de drogas. Pero en 1974, Freudenberger lo vinculó con el trabajo, para quien se trata de: "una sensación de fracaso y una experiencia agotada que resulta de una sobrecarga por exigencias de energía, recursos personales o fuerza espiritual del trabajador".


Burnout vs. estrés laboral vs. mobbing
A pesar de que el Síndrome de Burnout se encuentra muy relacionado con el estrés laboral este padecimiento tiene características propias que lo diferencian cualitativamente de un estrés laboral agravado. Según Hans Selye: "El estrés es una respuesta (psicológica o fisiológica) no específica del organismo ante cualquier demanda que se le imponga". El estrés es una reacción individual pero no explica el Burnout. Tampoco podemos confundirlo con el mobbing- a quien Heinz Leymann definió como las consecuencias, sobre todo en la esfera psíquica, de las personas expuestas a un comportamiento hostil y prolongado en el tiempo por p ar te de los superiores o compañeros de trabajo.


Los Signos del Burnout:
•  Agotamiento emocional (el trabajador siente que no dispone de recursos para enfrentar su tarea).
•  Despersonalización (distanciamiento con el paciente, incapacidad para entregarse, evitar los contactos interpersonales, tratar al otro como objeto impidiendo la posibilidad de establecer un vínculo humano, no sólo en la relación con los pacientes esta dificultad también se traslada a la vida familiar y social)
•  Baja realización personal, con sentimiento de pérdida de prestigio o reconocimiento social. La pérdida de prestigio de un profesional disminuye su efectividad para la cura. (Freud decía que una indicación hecha por un médico de prestigio tenía mayor capacidad curativa que la misma indicación hecha por otro médico sin ese prestigio).

El alcance de este fenómeno  
IntraMed y el Instituto de Investigación sobre Calidad de Vida, han estudiado el síndrome de burnout en 11.530 profesionales de la salud de habla hispana (51% varones, edad media de 41,7 años) en el período que fue desde diciembre del 2006 hasta septiembre del 2007 y obtuvo los siguientes resultados: La prevalencia de burnout en los profesionales residentes en España fue de 14,9% , del 14,4% en Argentina , y del 7,9% en Uruguay . Los profesionales de México, Ecuador, Perú, Colombia, Guatemala y El Salvador presentaron prevalencias entre 2,5% y 5,9% .
Por profesiones, Medicina tuvo una prevalencia del 12,1%, Enfermería del 7,2%, y Odontología, Psicología y Nutrición tuvieron cifras inferiores al 6%. Entre los médicos el burnout predominaba en los que trabajaban en urgencias (17%) e internistas (15,5%), mientras que anestesistas y dermatólogos tuvieron las prevalencias más bajas (5% y 5,3% respectivamente).
Las variables que protegían de este síndrome fueron:
•  La mayor edad.
•  T ener hijos.
•  La percepción de sentirse valorado.
•  El optimismo.
•  La satisfacción profesional.
•  La valoración económica.  


 

Maglio, Blajeroff, Dabas nos dicen que un grupo altamente cohesionado, tiene la propiedad de la salud, por eso liga la idea de co-munidad con la de in-munidad.
El Dr. Maglio asevera: "La enfermedad y la salud son problemas sociales, no individuales. Nadie puede ser sano en una sociedad enferma".
Según su enfoque, es necesario construir salud y confianza con otros, en vez de construir socialmente los síntomas de la enfermedad empezando con la solidaridad.
"La solidaridad en este caso no es una, es la única solución posible".

Fabiana Andrea Mendez

Ingrese su email si desea recibir nuestros Newsletters: