Bajar de Peso

Como lograrlo y no morir en el intento

Nada más literal que la frase del título:
No hay magias para adelgazar, pero si hay fórmulas que pueden llevarnos directo a la muerte

La obesidad es una enfermedad, y quienes la padecen pueden dar sobrados testimonios de ellos. No olvidemos que su tratamiento contribuye a la prevención de la enfermedad cardiovascular, una de las principales causas de muerte a nivel mundial.

Sin embargo "la dictadura de las dietas" gobierna nuestra vida. La fiebre por adelgazar posibilitó la aparición de todo tipo de productos mágicos para lograrlo "ya" , sin ningún sufrimiento o consecuencia y la aprición de "chantas" - con título médico o si él - dispuestos a recomendarlos.

Los famosos cócteles que se utilizan para adelgazar suelen estar compuestos por laxantes, diuréticos, hormonas y anfetaminas. Estos productos, utilizados de forma indiscriminada, pueden llegar a provocar disfunciones intestinales, insuficiencia cardíaca, hemorragia cerebral, daños endocrinos, entre otras muchas dolencias, pudiendo incluso ocasionar la muerte

Según la opinión del Dr. Alberto Colmillot - palabra autorizada en el tema - estas drogas son ineficaces para tratar la obesidad y pueden ser perjudiciales para la salud. En algunos casos se produce un efecto rebote que lleva a subir de peso.

Diuréticos y laxantes

Los diuréticos se utilizan para eliminar agua y sales del organismo. Están indicados para tratar la retención de líquidos, algunos problemas renales o hepáticos y en algunos casos la hipertensión y la insuficiencia cardíaca.

Las complicaciones derivadas de su mal uso pueden incluir deshidratación, pérdida de potasio, y pérdida de ácidos que pueden provocar una condición llamada alcalosis, cuyos síntomas pueden ir desde fatiga hasta confusión, temblores, ansiedad, dolor de cabeza, vómitos y disminución de temperatura corporal.

Los laxantes se utilizan para aliviar el estreñimiento,  ablandando la materia fecal para facilitar su evacuación. Se utiliza sólo por un tiempo limitado y no tienen utilidad para el tratamiento de la obesidad. Su uso puede llevar a la pérdida de los hábitos de funcionamiento del intestino, que obliga a continuar su uso indefinidamente.

El mal uso de laxantes pueden producir irritación intestinal, diarrea, déficit de nutrientes (como la comida se mueve más rápidamente por los intestinos, ciertos minerales pueden dejar de absorberse) y dolor abdominal.

Los diuréticos y laxantes son medicamentos que se utilizan para tratar problemas que no están relacionados con la obesidad.
El abuso de estas sustancias puede ser síntoma de trastornos alimentarios como la bulimia o anorexia.

   Anfetaminas

Aunque en el pasado se utilizaron para el tratamiento de la obesidad, hoy en día ya no están recomendadas para un tratamiento prolongado debido a que existe un alto riesgo de desarrollar dependencia  (las personas se vuelven adictas a ellas con relativa facilidad) y porque pueden llegar a generar complicaciones psicológicas, neurológicas y cardiovasculares muy importantes. En cambio, se utilizan bajo estricto control médico para tratar problemas como la narcolepsia, desorden de déficit de atención e hiperactividad.

Cuando una persona toma habitualmente anfetaminas puede desarrollar síntomas como irritabilidad, insomnio, agresión, depresión aumento de la presión arterial, taquicardia, hipertensión pulmonar, hemorragia cerebral, en los casos más serios puede producirse la la muerte.

Las personas que están consumiendo anfetaminas suelen tener conductas extrañas o repetitivas, con frecuencia hostiles y agresivas, y no pueden descansar.

 Hormona tiroidea

Se utilizan para el tratamiento de los problemas toriideos como hipotiroidismo, mixedema y cretinismo. En dosis importantes puede producir graves problemas de salud  como palpitaciones, taquicardia, nerviosismo, insomnio, diarreas, alteración del equilibrio hormonal, aumento de la presión arterial, intolerancia al calor, y otros. Se debe tener especial precaución con pacientes que tengan problemas cardíacos o hipertensión.

La suspensión no controlada de este medicamento suele producir hipotiroidismo, dado que la glándula se vuelve incapaz de producir la hormona sin la ayuda de la droga.

 Sedantes

Algunos "médicos" o comerciantes de la salud, sugieren también el uso de sedantes, pues, afirman que las causas de la obesidad son el estrés y la ansiedad, que hacen que las personas coman para calmar esos síntomas. El uso de sedantes, de acuerdo a este razonamiento, bajaría los niveles de ansiedad y evitaría la tendencia a pasarse con las comidas.

Sin embargo, si bien es cierto que el estrés puede llevar a muchas personas a comer en forma exagerada, el uso de sedantes no soluciona la causa subyacente del malestar (ya sea un problema orgánico o psicológico) y por lo tanto no es de ayuda en la lucha contra la obesidad. Además, su uso no justificado puede tener serias consecuencias que van desde adicción hasta suicidio. Menos graves pero también preocupantes son otros efectos secundarios como perturbaciones de la piel, problemas del hígado, vértigo y otros.

 

 

 

 

Productos Autorizados

En la actualidad existen sólo dos medicamentos aprobados para el tratamiento de largo plazo de la obesidad: sibutramina –que induce saciedad actuando sobre el sistema nervioso, y el  orlistat , que reduce la cantidad de grasa absorbidas por el sistema digestivo. Ambas medicaciones deben ser prescritas por un profesional médico.

 


 

Cómo reconocer a los “pastilleros”

Los pastilleros son aquellas personas, médicos o simplemente comerciantes inescrupulosos que lucran con el tratamiento de la obesidad sin estar capacitados o habilitados para ello.
Su método suele ser muy simple: recetar preparados con sustancias que, aunque pueden producir pérdida de peso en el corto plazo, son ineficaces para el control del peso. Y lo hacen muchas veces poniendo en riesgo la vida de sus clientes.
A continuación le damos algunas sugerencias para reconocerlos (y alejarse de ellos).

1 -  Los médicos no están autorizados a vender productos: el médico debe conducir una evaluación clínica y prescribir un tratamiento. Si al final de la consulta trata de venderle algo, no lo acepte. 

2- Los diplomas universitarios no son un adorno.  Los médicos tienen la obligación de exhibirlos en el consultorio.

 3 - Si le hacen una receta, asegúrese de que consten los nombres de las drogas . Esté atento a nombres como furasemida (diurético), fenolftaleína (laxante), tiroxina (hormona tiroidea), fentermina, fenilpropanolamina, dietilpropión o mazindol (anfetaminas), entre otros.

 4 - La consulta no debe ser un “trámite”: si su visita al médico dura lo que le lleva a éste escribir una receta, desconfíe. Nadie debe prescribir el uso de drogas sin conocer su historia clínica o sin una evaluación adecuada.

 5 - Los medicamentos legítimos para tratar la obesidad no son efectivas por sí mismos. Deben estar acompañados por cambios en la alimentación y en los niveles de actividad física. Si esto no forma parte de las indicaciones del médico, el tratamiento será ineficaz a mediano o largo plazo.

Desde 2006, la fabricación y venta de cócteles para adelgazar está prohibida en la provincia de Buenos Aires, lamentablemente no así en otras ciudades del país

 

 

 

 

 


 

La información técnica y los consejos de está nota están tomados textualmente del artículo "Los riesgos de los cócteles y pastillas para adelgazar" publicada el 28|10|2008 en

http://www.drcormillot.com

 

 

 

 

 

Si tenes problemas en relación con tu peso, por favor consulta a un especialista, sobre todo si tienes sobrepeso, obesidad severa o problemas de salud que lo requieran.
No creas en milagros ni en fórmulas mágicas. No permitas que te engañen: no es posible perder en dos días lo que se ha ganado en varios meses o años, va en contra de toda lógica.

No existe una fórmula para perder peso que no incluya una dieta personalizada, que te permita mantener una alimentación saludable, acompañada por el ejercicio físico, contención psicológica -si fuese necesario- y contínuos chequeos médicos.

Bajar de peso requiere de un compromiso de tu parte y de un equipo de especialistas que te guien para hacerlo posible

Ingrese su email si desea recibir nuestros Newsletters: